Oscar Barrionuevo: Con las puertas como el viento.


Habíamos vivido juntos con Oscar en Colón 1091 y se preparaba el relevo. El partía hacia su Tucumán como Navegante de Tierra Firme, y Patricia Cajal se comprometía con la vida en una mudanza que la traería a mi corazón.

Entonces escribió este poema..
















PATRICIA

mi amigo Domingo
tiene una casa
          dentro de otra casa-
donde una tarde
se le ha colgado de los balcones
un ramo de sonrisas
junto al sol propio que duerme
al lado
mi amigo Domingo
tiene una casa de grandes ventanales
por donde entra la mañana
a hacerle el alma
tiene las puertas como el viento
para vencer la distancia
mi amigo Domingo
tiene una casa
dentro de otra casa
dentro de otra casa/    donde
la luz sigue creciendo.




















Oscar Barrionuevo es el Secretario de Educación y Vinculación Estratégica de la Municipalidad de Tafí Viejo.

FUE HACE JUSTO UN AÑO



Agosto 15 de 2018.- La fábrica de herbicidas Tecnomyl recibe la visita de la gobernadora.
Hubo allanamientos por el caso de las pintadas en las iglesias.

Agosto 16.- Ante Ministerio de Trabajo de Nación la UOM acepta propuesta de pago de la patronal de AUDIVID.
Camioneros campeón de futsal AFA.
El riograndense Eduardo HUESO Pinto recibe en el Hospital Italiano de Buenos Aires un trasplante de corazón.

Agosto 17.- El jefe de la Basa Aeronaval, capitán de Navío Daniel Baldoni visito los 93 bunker de la guerra con Malvinas, y prometió hacer un rescate patrimonial de los mismos.
Gustavo Melella anunció a vecinos de la Margen Sur la realización de una obra que ya estaba aprobada por la legislatura para que la hiciera el gobierno provincial. Obra sobre extensión de gas.

Agosto 9.- Con una segunda etapa demorada y reducida a un trayecto de poco más de 120 km, se impone en la Hermandad el puntarenense Christobal Masle. En la D Dante Stork, en la F Néstor Rodríguez, en la F Daniel Groves, en la C Pucho Surt, en la B Damián Alvarado y en la A Juan Villarreal que sumó victorias para quedarse con la copa Challenguer.

Agosto 21.- En la UNTDF se proyecta la película EL CAMINO DE SANTIAGO.
Por quinta vez entraron a robar en la vivienda de la familia Gionanoni en la calle Beauvoir.

Agosto 22.- Veteranos de Guerra de Malvinas se reitran del Observatorio.

Agosto 24.- Cena aniversario del Club QRU, con presencia de autoridades provinciales.
Agosto 25.- Soles que dejan huellas vuelve del Festival de Folklore en la Patagonia con los galardones El Ovejero y el Ñandú.
Leonel Sandoval (26) albañil que trabajaba en el barrio Las Barrancas fue agedido por dos sujetos que además los raptaron.

Agosto 26.- Se duplicó la obesidad infantil en TDF.
Ricardo Acosta se impone en el memorial Víctor Pérez de ciclismo.

Agosto 27.- Remiseros rechanzan proyecto de unificación con el servicio de taxis.
 La justicia ordena la internación de un menor de 16 años que venía provocando diversos raid delictivos.
Lanzan Clubes de tecnologías para chicas, en el Espacio de Desarrollo Laboral y Tecnológico por iniciativa de la Fundación YPF.

Agosto 29.- Fallece la periodista Tania Valdez (31) luego de haber pedido una niña en parto cuatro días antes. Se desempeñab en el ámbito de cultura provincial.
Fallece en Buenos Aires Ricardo Lynch, de estancia El Roble.
El ministro de Educación dice que Melella, por ser una persona inteligente, no debería dejarse influenciar por Catena.

Agosto 30.- Gran movilización de las dos universidades y otros sectores en defensa de la educación pública.

Agosto 31. Ocupada la UNTDF por estudiantes el periodista Ariel Montenegro los visita y es echado, señalando que se lo trató de “negro de mierda”. Los estudiantes negarán esta afirmación y el diario para el que trabaja – El Sureño- nada publicará sobre lo ocurrido.
Con la proyección de La Omisión, comienza la actividad sistematica del espacio INCAA Mercosur, los viernes y domingos en la Casa de la Cultura de Río Grande.

En la foto: Arturo PATULO Andrade, presidente del QRU, entidad que cumple 60 años.

CARLA ANDREA SE PRESENTARÁ EN BAFWEEK. Escribe Elena Martínez


OU743-Modelo: Gisela Cabelier Zuñiga. Fotografía: Gonzalo Valenzuela- Nicoláz Velázquez.

DISEÑO EMERGENTE, EJEMPLO DE SUSTENTABILIDAD Y TALENTO FUEGUINO DE RÍO GRANDE PARA EL MUNDO.
Diálogamos con la diseñadora riograndense Carla Andrea Escalera,  quien recientemente resultara ganadora de la quinta edición de Autores de Moda BA, obteniendo la posibilidad de mostrar su colección primavera-verano 2019/2020 en la pasarela más importante de diseño en nuestro país, BAFWEEK.
En el proyecto de CARLA ANDREA, la importancia de la utilización de descartes textiles pigmentados con tintes naturales y la adaptación de ítems anteriores, conviven con junto a  recursos de terminaciones al corte, desgaste, e irregularidades en el matiz, que caracterizan  la marca y hablan de una moda más justa y sostenible.
La colección a presentar se llama Py`aguasú  y está inspirada en su conexión con la familia materna. La misma, habla de la visión de un patagónico con el litoral del país. Más bien, de su mirada como fueguina, donde el respeto por el origen y la identidad regional sean esenciales. Py`aguasú es la memoria de su abuelo materno. Cabe mencionar que el otro ganador fue Mauro Pesoa de Jujuy, con quien comparten el trabajo relacionado a las raíces  de sus lugares.
     PAY´AGUAZÚ. Modelo: Celine Rodríguez. Fotografía: Esteban Baigorri.

 “- Quiero mandarle un cariño enorme a toda la gente Río Grande que me apoya. La verdad que es increíble haber crecido tanto en un año. Hace exactamente un año, en Julio de 2018  comencé a viajar por mis medios para dar a conocer mi trabajo y brindar talleres. La devolución de la gente siempre fue muy cálida, y más allá de enseñarles una técnica, conectamos y dialogamos muchísimo. La presentación y exposición en la feria La Guanaca  fue muy importante para mí, para poder abrirme dentro de lo que es mi Provincia, así que súper agradecida siempre por eso. Y  bueno, hoy aquí, a nivel a nivel nacional, esperando con mucha ansiedad y felicidad poder dar a conocer todo mi trabajo en  el Bafweek.” Destacó la diseñadora CarlaAndrea.
Luego del anuncio de los ganadores, sólo le queda continuar trabajando enfocada en su colecciones para verla  materializadas por fin, en la Gran pasarela nacional, el Miércoles 14 de Agosto.  Sin dudas, una posibilidad enorme para continuar creciendo.



















Créditos de la fotografía:
Autores de Moda BA. 

Consejos de un escritor regional.



Han existido diversos métodos a través de la historia: con pluma de ganso y tinta, con birome, máquina de escribir, PC, notebook, netbook, etc.....já, sólo una broma. Jodida tu pregunta y más jodida la respuesta. Yo he optado por lo siguiente: En un cuaderno anoto diversas escenas, calculo los capítulos, defino si llevarán título o números, perfilo los personajes, sus nombres, características, anécdotas, situaciones importantes que le darán consistencia a la novela, pequeños diálogos, en fin, de todo un poco. Es lo que yo llamo esquema, y puedo estar meses en eso, para tratar de tener todo armadito y que no falte nada cuando llegue el desarrollo. Es como tener los ingredientes antes de hacer una comida. Después me lanzo al computador, voy anotando y ordenando lo del cuaderno, qué cosa llevará cada capítulo, hasta que me tiro con la escritura. Hay asuntos que al terminar un capítulo no encajan allí. Pues trato de colocar eso en el punteo de algún otro capítulo. Y hay veces que termino la novela y me quedaron varios ingredientes sin usar porque me doy cuenta que quedaron definitivamente fuera de sitio. Esto sucede. Detalles que al comienzo parecen importantes pero que al final embarraban la cuestión. Hay que dormirse pensando en la primera frase de cada capítulo, qué sucederá, como irá, quiénes intervendrán, y hasta que remate tendrá cada uno. Buen somnífero, mejor que un Diazepam. Lo fregado es recordar al día siguiente, y darse el tiempo para escribirlo, y respaldarlo. Así, unas cuatro a seis horas diarias, por meses, y luego la lectura de todo el armatoste, limpiar, corregir, por lo común sacar más que poner, hasta que quede más o menos como uno soñó que quedaría. Y después lo terrible, quedarse huérfano y vacío. Quizás es la peor parte: volver a la nada.
                                                                                                              EUGENIO MIMICA BARASSI.

KARÚ KINKA señales de una crisis-

El padre Juan Esteban Belza dio  vida por los años 70 a una interesante publicación que bajo el título de Karú Kinká llegaba a la isla cargando información relacionada con nuestro ayer.

Respaldaba esta iniciativa el Instituto de Investigaciones Históricas Tierra del Fuego, entidad nacida en Buenos Aires, también a inspiración del cura.

El número uno de la revista vio a la luz en Julio de 1972 y su aparición era irregular. Se distribuía en mano, desde algunos espacios de la vida cultural de entonces, en mi caso la obtuve gratuitamente en el Colegio Don Bosco, o en la Biblioteca Schmidt (h). No era mucha le gente interesada pese al enorme valor de su contenidos, la publicación permanecía en algún rincón -a la vista- sin que hubiera mayores curiosos en llevarla.

Hoy son piezas de colección.

Karú Kinká venía impresa por los salesianos de Almagro y fue engordando en páginas y contenidos hasta el número 23, dónde se la podía ver de esta manera:

Traía en su interior trabajos que fueron presentados en el Congreso de Ciencias Históricas Fueguinas, en Río Grande, y en aquel octubre de 1976 contenía los que llevaban la firma de Nicolás Matíjevich, Raúl Martínez Crovetto, Alejandro Maveroff, Eduardo Prémoli, Pablo Gallez y Juan Esteban Belza.

Pero la publicación estaba a las puertas de una crisis:


¿Cuál habrá sido el nivel de respuesta? Tendríamos que haberlo preguntado en ese momento, o tal vez sumado algún aporte. Yo recuerdo que lo pensé, pero estaba embarcado en un proyecto periodístico personal, como fue la de El Austral en su última etapa.

Habrá que esperar a junio de 1980 para ver un nuevo Cuaderno Fueguino, el número 24. El papel era grueso y burdo, abrochado, con cinta plástica de embalaje al lomo.

Dirá el Pórtico: "Después de larga pausa de raíz monetaria, sale a luz el N.24 de Karukinka con ropa más pobre, pero con igual vitalidad de contenido".



Y allí venía la mitad de los trabajos publicados en el Congreso de historia realizado en Río Grnde del 6 al 12 de octubre de 1978. Así aparecen los nombres de Héctor Allen, Marta Belfiori, Juan Esteban Belza, Rafael Berruti, José Emilio Burucua, Arnoldo Canclini, Ricardo Capdevila, Santiago Comerci y Rodolfo Pollari.

Miro el ejemplar que tengo en mis manos y su ilustración pegada en la portada se ha desprendido.

En la contratapa un aviso marcaba tal cierto aliento a esta quijotada cultural.





Un viejo de mierda. Un relato de Oscar Domingo Gutiérrez



Hubo una zona pantanosa en Malanoche sobre la cual se avanzó recién cuando el petróleo le dio otra vida al pueblo. Algunos recuerdan lo duro que eran vivir ahí, otros se han olvidado.
La vega de la Malanoche recordaba a los percances que habían tenido un grupo de misioneros en días prefundacionales, y como habían salvado su vida por que Dios es grande, en medio de frío, la niebla y la desorientación.
El damero estaba solamente dibujado en los planos, las calles todavía no estaban abiertas, y el crecimiento poblacional llamó a levantar cada uno su vivienda en el terreno que se consiguiera en aquel lugar.
Alguien dispuso, tácitamente que por cada cuadra debía destinarse un sitio a un hijo del país, preferentemente una policía, no solo tendrían prelación en el otorgamiento sino que a la vez la responsabilidad de realizar oficiosamente su trabajo de control en el área barrial.
Los primeros ocupantes veían como quedaba un terreno libre. Ellos construían sus cercos y la piquetería era el límite de un solar de habitante desconocido que al aparecer solo le faltaba construir el frente para cumplimentar las exigencias, el contorno ya lo habían hecho los vecinos , sin compartir con este lindero el costo de la ejecución del perímetro.
Cuando aparecía el adjudicatario y se descubría que es policía se prefería no plantear el tema de los costos, no se sabía como podía reaccionar –los agentes tenían fama de prepotentes- o bien se adivinaba que allí estarían para molestarlos por lo que se quisiera.
Lo hijos de los policía, cuando los habían, recorrían los altos piquetes del contorno y si querían ver que había del otro lado no podían hacerlo porque era superficie lisa. Los vecinos en tanto tenían la tirantería de soporte, los postes, donde encaramarse para ver que hacían del otro lado, y esos les molestaba puesto que sentían observados, asediados, por el común de los vecinos.
Esta primera línea de conflicto servía para que en algún momento se les gritara de por que estaban allí, que tenían que mirar para este lado, que ya iban a hablar con los padres. Y lo chicos sin intimidarse por ello seguían en su porfía, hasta que se daban los enfrentamientos entre vecinos, y aparecieran los cuestionamientos a las conductas, y el desafío:-Hacete el malo, pero sacate el uniforme. Entonces vamos a ver quien es más macho. Y el más macho tenía que ser siempre el policía, por lo que nunca se sacaba el uniforme.
El viejo de mierda era uno de esos policía y los chicos del barrio vivían en conflicto con él. No se sabía porque el viento siempre llevaba la pelota para su patio, y allí desaparecía, o era devuelta cortada. El viejo se hacía odiar.
No vamos a enunciar todos los nombres despectivos que fue acumulando, los inconvenientes para los padres que tuvieron que ir a protestar.
Y después todo les molestaba, la música alta, los juegos del paco librado, el ladrido de los perros –como si los suyos fueran mudos-, el azotar de la ropa en el cordel.
Los hijos del viejo perdieron autorización para jugar con los vecinos.
El viejo destilaba odio, y autoridad.
Esto lo recodaban los muchachos cuando con los años al volver al barrio, o al volver al pueblo, repasaban el historial de la cuadra y allí aparecía como el ogro detestado, el viejo, el viejo de eme…
Se pasó a contar que estaba prácticamente solo, que se había jubilado en la policía y había seguido trabajando de sereno en una fábrica, que se habían casando de el por lo intrigante que era, que ahora rumiaba la soledad desde su vieja casita.
Mientras los vecinos progresaban, y cuando quisieron cambiar los piquetes por un muro de ladrillos no encontraron en él disposición para levantar la medianera. Seguía siendo el viejo de siempre.
Los nietos pasaron por el mismo trance –el de las pelotas tajeadas-, y entonces en tiempos de mayor derecho los padres/hijos de ayer hicieron reclamos en otras esferas y desde allí trataron de reconvenirlo. El viejo lució en su defensa un historial que engalanaba su nombre inglés y su apellido escocés, y su impecable foja de servicio. Pero igual le dijeron que al menos retuviera  la pelota para luego entregarla a los adultos.
No se si el viejo alguna ves hizo esto. Pero los muchachos/jóvenes de ayer siguieron envenenados con su recuerdo.
Una noche en un quincho planificarlo como romperles los esféricos al represor del barrio. Lo primero fue organizar sistemáticamente un pin raje a cualquier hora del día, por ejemplo ahora, cuando salieran del asado. El viejo apareció en pantuflas y sus puteadas eran bilingües. Los protagonistas del pin raje rajaban en modernas unidades 4x4.
En el asado subsiguiente el tema principal de risas fue el de este piquete tardío. ¿Quién dijo tardío? La venganza siempre llega a tiempo.
Y una noche, los muchachos crecidos decidieron colocar definitivamente las cosas en su lugar: juntaron unos diarios y cada uno fue defecando en él. Con todo este pastel hicieron un paquete que dejaron en la puerta del viejo. Lo habían embebido en alcohol de quemar y le prendieron fuego poco después de tocar el timbre.
El viejo salió y vio la fogata frente a la puerta. Quiso volver a cerrar la puerta pero luego recordó que su casa seguía siendo de madera, entonces salió y comenzó a zapatear –chancletear sería lo correcto- para apagar el fuego y entonces entró a salpicarse y ahora si el viejo de mierda era un viejo de mierda.
Los autores del escrache final no habían partido, estaban a pocos metros de la puerta de la casa, y no se reían.., le tenían lástima.

Roy Ormiston: “El comercio enseñaba mucho para el que tenía vocación".



Carmen Eugenia Valencia trajo la noticia que anoche terminó la vida de este hombre ligado a la actividad comercial de Río Grande desde mediado de los años 50. Roy tenía 96 años y había llegado con 32  a desempeñarse como contador de La Anónima, para pasar luego a la actividad propia asociado a Luis Gliubich, con el comercio La Estrella del Sur.
Santacruceño de origen nació en el establecimiento rural de El Chalía el 9 de abril de 1923, cuando todavía se sentían los ecos de lo que habían sido las grandes huelgas rurales.
Su padre era un inglés que llegó al país con 18 años para desempeñarse en su oficio: mecánico. Con esta actividad se desempeñó en la estancia que fue nacencia de sus hijos –cuatro varones y cuatro mujeres- venidos de la unión con una chilena.
La Patagonia era así, predominantemente extrajera, los argentinos serían los hijos de ese caudal migratorio. Al llegar a nuestro Río Grande Ormiston recordaba que el 80 % de la población era extranjera, y en La Anónima, donde tenían trabajo 60 empleados, solo cuatro o cinco eran argentinos.
La familia migraría a Piedra Buena cuando Roy tenía 9 años, entonces el pueblo se llamaba todavía Paso Ibañez y allí comenzaría su escuela.
Conversé con Roy el 19 de mayo de 1955 un día en que gentilmente me recibió en la casa donde vivía junto a Angus Smith, otro antiguo migrante de origen inglés, en dependencias de la Estancia José Menéndez; allí prestaba sus servicios luego de haber estado al frente de su propio comercio de ramos generales durante 30 años.
Estar allí lo llevó a recordar que en sus años de la Compañía –Enosis se identificaba telegráficamente- era responsabilidad del Gerente y el Contador ir visitando a los clientes, lo que hacía que se tenga que recorrer estancia por estancia, y en algunos casos en situación festiva, como la de ir con el equipo de fútbol del comercio, para enfrentar a los estancieros en sus formaciones locales.
Primero con Rearte como gerente, luego con Trejo.
La Anónima funcionaba en la calle Perito Moreno, donde hoy está el Club Los Ñires, pero a fines de 1956 comienza a mudarse a la primera cuadra de San Martín, la comprar el comercio de Federico Ibarra que se retiró de la actividad.
En 1957 Roy se abre paso por sí mismo cuando compran junto a Gliubich el comercio que fuera de Menón en la calle Rosales, buscando su propio porvenir.
La estrella del Sur competía en alguna medida con La Anónima, con Tito Ibarra y Raful. Pero al quemarse este último establecimiento formaran parte del gran triunvirato comercial de la localidad.
La clientela era atendida con un sistema de reparto, indispensable en años en los cuales eran muy pocos los que tenían auto, entonces se recibía un pedido y se salía a la calle, actividad de la cual gustaba Roy que de esa manera se recreaba en el trato con los vecinos.
Hacer esas relaciones públicas era entrar en contacto con un mundo marcado por el trabajo pleno y donde había pocas recreaciones: el fútbol y el automovilismo; y la convivencia cotidiana en los clubes, fundamentalmente para el elemento soltero y masculino, en este caso para Ormiston el escenario era el Club Social.
El negocio de proveía de todo lo que necesitaba atendiendo a los viajantes que llegaban con sus representaciones todos los meses, según el tiempo podían ser 30, a veces algunos menos, pero era frecuente tener que atender a dos o tres por día para ordenar las compras. Los viajantes acordaban envíos y facilitaban créditos por cuatro o cinco meses; de la misma manera que la clientela del negocio pagaba a 30, 45, o 60 días sus consumos familiares. Los comerciantes  a veces se llevaban algún cheque como parte de pago, sino los compromisos se efectivizaban por el único banco de la localidad, el Nación.
El negocio nace cuando se el gran boom petrolero de las empresas norteamericanas: “Las americanas compraban a lo loco”, recordaba Roy.
También esos primeros años se vivió algunos momentos políticos en los cuales Roy se enroló en el radicalismo de Balbín –UCRP-, el otro lineamiento, que sería predominante en nuestra localidad- era el frondicismo –UCRI- pero recordaba Roy que salían juntos a pegar carteles noche a noche, sin conflictos.
Todos estos años nos fuimos reencontrando con Roy y la Ñeca Ortiz, acompañándose en diligencias, primordiales muchas de ellas ligadas a la salud.
Casi siempre la espera servía para recordar, entonces Ormiston entonaba sus ojos claros, y algo reflexionaba sobre los enormes cambios que se fueron dando en nuestro Río Grande, su lugar de entrega, su lugar de vida..