Una mirada alada sobre nuestra naturaleza.

Tal vez estemos ante el libro fueguino del año 2011. Es el que lleva la autoría del profesor Eduardo Amaya, Luís Benegas y Carlos Abireu, titulado TIERRA DEL FUEGO-AVES-ARGENTINA.

Desde el emblemático caiquén de la costa ilustra la tapa (foto) hasta el centenar y medio de especies registradas, este catálogo encierra valorizaciones sobre la implicancia que tiene la naturaleza en nuestra isla grande, su islario circundante, nomencladores y especificidades científicas y populares.

“Pretendemos con esta obra ayudar a comprometernos más con lo nuestro, a consolidar a partir de nuestro entorno natural y su biodiversidad el afecto y el arraigo a la Tierra que nos da generosamente el sustento diario, y a fortalecer principios y sentimiento que vayan más allá de lo mezquino e individualista y que no permitamos que nadie, por más influencia de provecho propio, dañe y destruya lo que por el hecho de haber nacido en este mundo, nos pertenece a todo”; es definición de los autores.

El libro ha sido auspiciado por la Editora Cultural de Tierra del Fuego, que de un total de mil ejemplares ha reservado un tercio para la difusión cultural y al mismo tiempo cumplir sus compromisos.

En Río Grande la librería de Fagnano entre Rosales y San Martín tiene la venta exclusiva del ejemplar que está ordenado en cuatro partes:

En la primera se ubica a nuestra provincia en la región y el contexto del país: hemisferios, puntos extremos, límites, rasgos físicos fundamentales.

En la segunda hay una breve descripción de las regiones ecológicas (biogeográficas) de la Isla Grande, Islas Malvinas y de los Estados, Islas Subantárticas, Antártica e islas Antárticas, alcanzando también temas relacionados con su descubrimiento, rasgos físicos, flora y fauna.

En la tercera se hace especial referencia a las áreas naturales protegidas de la provincia las que en número de seis tienen trascendencia internacional. Una de ellas –la de Río Valdez- peligrando en su continuidad ante proyectos ilegislativos.

La cuarta parte esta dedicada al desarrollo de las aves, empezando por consideraciones generales, topografía de un ave (su anatomía externa). La abundancia relativa, definida en cantidad de ejemplares posibles de observar en los distintos hábitats de la Isla Grande e Islas del Canal de Beagle solamente y en la época apropiada.

El desarrollo de 149 especies, la gran mayoría de ellas fotográficas en múltiples situaciones.

¿Será este libro el libro del año en Tierra del Fuego? Hay que verlo, y apreciarlo…

Sinópsis desarrollada por Amaya sobre los contenidos de esta obra:

1 comentario:

Momentos en el Fin del Mundo dijo...

Mi materia pendiente son las aves... Definitivamente, pero bueno... Espero poder hacerme de un ejemplar. Desde ya, felicitaciones a los autores!