Tríptica Nacional.Lengua.4: El modo en que se enseña en las escuelas hace que los chicos, hoy, escriban menos.

La profesora Alejandra Valentino docente de la UNLP afirma que los Argentinos hablamos - Ni bien, ni mal. Diferente. En ningún país se habla mejor o peor que en otro. Hay que entender que, en cada lugar, se forma una realidad; nosotros elegimos una para expresarnos, que tiene sus similitudes y diferencias con otras.

Es un prejuicio que hablamos mal. Además, no se puede estigmatizar la lengua, porque las lenguas cambian, varían. No se habla mejor en España que acá, ni viceversa. La lengua responde a criterios de diversidad.

Ante los códigos que imanen las nuevas tecnologías cree que  No se puede hacer un juicio de valor, ni hablar de transgresión. Simplemente, son formas diferentes de comunicarse, producto de las nuevas tecnologías. Como son muy recientes, es difícil hacer una evaluación profunda. Además, creo que los mensajes de texto sirven, porque en alguna medida tienden a revertir una tendencia que indicaba que la lengua escrita estaba en decadencia.

Le preguntaron - ¿En algún momento esta forma de comunicación puede ser entendida por todos, como las personas mayores, o es de uso exclusivo de los adolescentes?

- Los chicos pudieron sistematizar una forma de lenguaje; empujados también por las compañías telefónicas, que orientan sus campañas publicitarias hacia el público adolescente. No obstante, veo que en la calle mucha gente utiliza los celulares para mandar mensajes.

En tanto que en el momento de analizar no el lenguaje hablado, sino el escrito, ha dicho:
- El modo en que se enseña en las escuelas hace que los chicos, hoy, escriban menos. La escuela siempre privilegió un modelo de lenguaje cerrado, pues se enseña un sistema para comunicarse dentro de ese establecimiento educativo. El grado de abstracción con el que se enseña es muy grande, y así se despoja al lenguaje de su función social. La cuestión parece simple: ¿cómo se aprende a escribir? Escribiendo. De este modo, se podría favorecer a la comunicación escrita. En los colegios se deberían plantear más
trabajos de escritura sobre situaciones reales o cuasi reales, como escribir una carta a una abuela o una tía. Y no insistir tanto con esas descripciones abstractas que sólo sirven dentro de la escuela, porque obedecen a una estructura cerrada de redacción. Creo que ésta es una causa del déficit que tienen muchos chicos para comunicarse a través de la escritura, porque las pautas que se transmiten invalidan pensar desde el punto de vista comunicacional.

La escuela no valoriza la función social del lenguaje, sino aspectos normativos, como el caso de la ortografía.

- Los errores me sorprenden, pero no sólo los ortográficos. Hay muchos gramaticales, de tipo sintáctico o semánticos. Me llaman la atención, porque son muy gruesos. Veo una asombrosa falta de revisión en los textos. Antes había una mayor revisión por el docente.

- A muchos les resulta novedoso cuando se les empieza a hablar de Lingüística. Nosotros, en la cátedra, intentamos que los chicos reflexionen acerca del lenguaje. Casi siempre se sorprenden, porque se instalan en otro lugar que no sabían que existía, porque en la escuela no se los enseñaron.


El Español tiene una  gran riqueza, sobre todo porque ofrece un amplio abanico de posibilidades para decir cosas similares. O para elaborar metáforas. Otras lenguas son más cerradas, estructuradas. Por eso, para las personas que hablan otro idioma, es extremadamente difícil aprender el español.