¿Será cierto que en Tierra del Fuego uno se puede hacer rico trabajando?

Hace un tiempo ya realizamos un abordaje interrogativo a nuestros amigos recordando nuestro dicho familiar, basado en la experiencia de abuelo y padre, en la que decimos: “al que le va bien se va, al que le va mal se queda”.
Pensando en logros discretos, como suelen ser los de la mayoría de los que llegan a nuestro territorio –los que llegan son en alguna medida la mayoría de los que están- por el cual cumplidas las metas se emprende la tarea prometida del regreso.
¿Prometida por qué?
Porque se dice al partir rumbo al sur que será por un tiempo, hasta que se logren ciertas inversiones –el auto cero por ejemplo- o un capitalito que permita luego vivir holgadamente en el terruño.
¡ Y uno recuerda a tatos que estaban aquí y ya no están!
Como recuerda a los que partieron diciendo que no regresarían más y aquí los tenemos, como dicen los viejos “con la cola entre las piernas”.
Diego Castro desde Neuquén tiene otro recuerdo sobre mis dichos: “me acuerdo de eso que alguna vez decías de “el que le fue bien, se fue, el que le fue mal se quedó…”
En tanto que la jubilada estatal Sonia Noemí Caimapo, se expresaba volviendo a la pregunta original: Mmmmmtengo mis dudas solo si no es consumista y ahorra...”

Estábamos comenzando Octubre y Graciela Pesce tenía un rotundo NO. Claro que Pedro Baltar se ponía reflexivo al decir: “¡Depende de los parámetros de riqueza Mingo !!! Si hablas de hacer plata y abundancia de bienes siii, mucha gente hizo riquezas trabajando-nos .....a nosotros en especial”, diciendo luego: “Si hay algo bueno en esta casi pequeña comunidad es que son claramente identificables las "arañas sin patas" (no se sabe como hicieron la tela).

En tanto que mi querido Norberto Córdoba se documentaba “Citando al filósofo L. Barrionuevo de Camaño, diría que nadie en T. del Fuego ni en ningún otro lugar sin que medie alguna circunstancia especial”.Noemí González me ponía al tanto de sus acercamientos, digo Noemí Gonzalez: “Coincido con Códoba, pero si alguien se llega a enterar de la formula y quiere compartirla ,estoy dispuesta a aceptarla jajjajja besos”.

Andrea Romero nos llevó al terreno de la política, para decirnos que “No, en tierra del fuego uno se hace rico robando, el que labura se funde. Un claro ejemplo de los que se hacen rico sin laburar...Coccaro, Martin, Sciutto, Manfredotti, y la lista sigue y sigue y sigue....”. Ni que hubiera estado junto a Ivon David Roberts, un chubutano del sector rural, quien puso mayúsculas para decir “NO ES CIERTO,,solo si estas en política, si no fíjense cual es la nueva aristocracia riograndense ,, va fueguina mejor dicho ,,, los políticos, de trabajo son pocos los que progresaron , en esa dimensión ,,¿ no? Y es de tener en cuenta lo dicho por María Cristina “No. Ni en Tierra del Fuego ni en ningún lugar del mundo nadie se hace rico trabajando...jajaja me acuerdo de Barrionuevo..”. Y en este terreno, una mujer –que puede ser un demonio- Silvia Cabrera examina la realidad y dice: “los politicos trabajan?...porque creo algún dinero tienen, si el ser rico, se refiere al que tiene mucha plata!

Ana Karina Vera, nacida y criada entre nuestra matas, da cuenta de su fe:“Creo que no te haces rico, vivís mejor que en otras partes, pero cuanto mas laburás más querés, lo bueno es disfrutar con los seres queridos... si mezquinas esos momentos quizás te hagas rico pero quedarás solo”.

“-¿Por que esa pregunta Mingo? ¡La respuesta en NO rotundamente!!!!!”Patricia Almonacid irrumpió con su opinión y ahora le decimos que preguntamos, entre otras cosas, para elaborar esta encuesta.

Osvaldo Decaneo, hombre del comercio, leyó detenidamente lo que se venía deciendo, y puso mayúsculas a su teclado: VOY A IR CONTRA LA CORRIENTE, PERO CREO QUE AQUI MUCHA GENTE TRIUNFO CON SU TRABAJO!!MALANDRAS HAY A PATADAS, PERO NO NOS CEGUEMOS A LA VIRTUD QUE PUEDA EXISTIR!!

Mary Del Estal, docente mediterranea, se vuelve a mi interrogativa: “En realidad conociendote, sos rico viviendo, escribiendo. cierto?????????????

Y otra docente, que vivió en el Lago –en su infancia- y ahora reside en el Municipio Urbano de la Costa, es contundente: “Avísame a si voy”.

En tanto que Dieguito Montero, alguien que se ha dado muchas oportunidades en la vida, desde la lejana Misiones dice: Una vez escuché "El hombre más rico es el que tiene los placeres más baratos" o algo así..., así que depende más de la persona que del lugar, creo yo”.

CONVERSANDO EN UN TAXI

A fines de septiembre viajaba en un taxi mientras se escuchaba en la radio reclamos de un dirigente sindical de estado sobre lo mal que están sus salarios. Muchas veces los gremialistas parecen ignorar que hay una enorme cantidad de vecinos que ganan mucho menos que ellos, y que son contribuyentes de sus ingresos.

El chofer parecía entender lo que yo pensaba, cuando me dijo:

-Esta gente parece que cree que hay que tener salarios para volverse rico.

De aquí a mi pregunta que titula esta entrega hubo un solo paso.

Después recordé a otro taxista, Domilio Oyarzo -foto-, que una vez viajando con el me interrogó:

-Mingo. Porque yo que he tenido poca escuela me he hecho de una buena posición, y Ud. habiendo estudiado tanto no tiene, no tiene ni un auto y tengo que llevarlo yo en mi taxi?

Domitilio tenía entonces una gran cantidad de viviendas que alquilaba, realidad inmobiliaria que había hecho crecer poco a poco, pero incesantemente.

No recuerdo bien que le contesté, pero en mi lugar de destino estaba Vilma Faedo de Varas, que fue maestra del Domitilio, al que pudo ver cuando me dejó en la puerta de la casa de su hija. Sus primeras palabras fueron: -¡Qué cosa este hombre! De niño tan pobre y ahora con su trabajo puede decirse que es un hombre rico.

Ahí le señalé a la antigua docente que una cosa es vivir de un sueldo, y otra armar un negocio.

Y no todos tienen la capacidad de acierto.