CRONOLOGIA DE LAS HUELGAS DE LA PATAGONIA.3

Este era el paso siguiente, y el paso fue dado.

1921

NOVIEMBRE

1.- Una comisión obrera, dirigida por Luis Sambuceti, que tiene por propósito entrevistar al gobernador interino y solicitar la libertad de los presos, es detenida en Puente Buitreras, donde son reducidos, apaleados y encarcelados tres obreros, secuestrado armamentos ypanfletos. Documentación escrita con caracteres cirílicos lleva a conjeturar que se está ante una insurrección maximalista de elaro origen ruso. Los detenidos son deportados en el Vicente Fidel López.

Una segunda comisión, que partiera hacia Gallegos con el mismo propósito que la anteríor, es detenida en el boliche de Martín Tadich. el dueño acompañará a los tres dirigentes al calabozo.

3.-Telegrama del comisarío de Santa Cruz -Gustavo Sotuyo-, anunciando al gobernador interino la detención del activista gremial José Fernández, que patrocinado por los redactores de La Costa: Juan B. Elara y Carlos Krause, se habían presentado a los gerentes invocando al gobernador IZA. Fernández- envíado por Outerello- amenazó con degüello a los obreros que no se plegaran a la huelga. Sotuyo detiene a distintos comerciantes de origen español que ni estaban en contra de la huelga ni en la Liga Patriótica, a ellos exigirá coimas por su liberación.

4.- Zarpan en el Guardia Nacional a Santa Cruz las tropas del Regimiento 10 de Caballería al mando de Varela, pese al cuestionamiento que venía acompañado por trato indulgente dado a los revoltosos en su primera intervención. El poblador de Lago Viedma: Andreas Madsen, registra la visita de un piquete de huelguistas comandado por Descouviere, que pretende sumar a los dos peones que tiene en el alzamiento. Estos parten a desgaño. Madsen no denuncia desmanes.

5.- La Unión de Gallegos informa que el movimiento de la campana lo único que pretende es liberar a los presos. Chile desplaza efectivos en la zona fronteriza para limitar el conflicto, la medida alcanza también a la custodia del límite en la isla grande, puesto que en las posesiones fueguinas de los Menéndez Behety también se cumple la huelga. En la estancia Bremen sus dueños, la familia Schroeder, repelen a una partida huelguista produciendo dos muertos. Temiendo la represalia piden ayuda policíal desde Puerto Coyle.

8.- Nuevo enfrentamiento entre la gente de Schroeder y la Policía con una partida que salió en represalia desde estancia Ruben Aike. Los huelguistas intentan tomar sin éxito la estancia.

9.- A la hora 17,40 arriban a Punta Loyola Varela y el 10 de Caballería.

10.- Desembarcan los efectivos del ejército constando en entrevistas con el gobernador interino y el jefe de policía la "existencia de los hechos que originaron la marcha apresurada del regimiento". El cuadro dado por las autoridades indicaba la ocupación de la estancia de los Schroeder, el sitio policial en Fuentes del Coyle y la falta de mensajes de todas las unidades policiales del interíor. Los hacendados refugiados en la capital

agregaban sobre el particular: incendio de estancia, violación de nujeres, robos, asesinatos y saqueos al por mayor. "Se decía también que Ios obreros poseían modernísimas armas proporcionadas por Chile y que a su frente actuaban oficiales de carabineros chilenos vestidos de civil".

Mientras Varela se informaba, no se tenían noticias de Santa Cruz, adonde había acudido el acorazado Almirante Brown ante el temor que se destruyera el frigorífico Armour, que, como toda la zona sur de la provincia, estaba paralizado. Parte de la tropa tiene franco y al concurrir a los prostíbulos tiene un enfrentamiento con la policía. Ramón

Octavio Vallejos, uno de los soldados, recordará que fue por las prostitutas que lograron un conocimiento de lo que pasaba porque el hermetismo de sus superíores era casi total sobre el tema. En acuerdo de ministros, Yrigoyen crea la Gendarmería. Se formó por gente recomendada por el partido radical.

11.- Sale en comisión Varela con Sweizer y doce soldados rumbo a Cifre, paso Ibañez y Santa Cruz. En el Cifre, Varela da la primer orden de fusilamiento sin juicio previo. La víctima es el chilote Triviño Cárcamo, quien permanecía atado por la familia Schroeder desde el frustrado asalto. La misma familia estanciera ha contrariado la versión policial

que indicaba un intento de fuga previo a su muerte. Sotuyo detiene en Santa Cruz a Domingo Fernández, acusado de la autoría de un artículo períodístico en La Costa, en el que defiende a El Toscano.

El Trabajo, de Punta Arenas, en medio de las voces que llaman el accionar del ejército argentino, realiza una arenga que culmina así: ¡Hermanos argentinos, vuestro dolor es nuestro; sois grandes en el sacrificio y sublimes en la acción; acción que acelera el régimen corrupto actual!

12.- Salen dos comisiones más. La legación chilena en Buenos Aires informa a la cancillería sobre la situación de la estancia Fuentes del Coyle de capitales del vecino país.

14.- Vuelto Varela a Gallegos envía una nueva comisión a las ordenes del teniente primero Anello y 31 hombres, rumbo a Bella Vista y Esperanza. Cefaly envía mensaje cifrado a Yza, donde da cuenta de comentaríos de Varela por los que se retendría al gobernador en Buenos Aires mientras dure la represión. Ese mismo día, analizando el proceder de Varela, que responde al interés de los ganaderos antes que del gobierno santacruceño, Cefaly solicita al ministerío del Interíor se le aclare, alcance, atribuciones, derechos y deberes de la misión militar. Una comisión dirigida por Viñas Ibarra se enfrenta en Laguna Salada, estancia de la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego, a un grupo de huelguistas que la saquea. Se producen 80 detenciones, todos chilenos sin antecedentes en el país. Llevan algunos Winchester, revólveres y cuchillos largos. Conducen 350 caballos robados, además de los que montan. Varela intenta inmiscuirse en aspectos policiales de la represión, como el tema de presos y detenidos; así se lo expresa el comisarío Cambeiro al gobernador interino.

15.- Viñas Ibarra toma otros cincuenta prisioneros y doscientos caballos. En un parte señala tener noticias de un campamento que existe del otro lado del límite. Los efectivos del jefe militar suman 15, y todo hace pensar que no son tan fieros como los pintan los 130 que tiene de prisioneros. En San Julián, donde esperaban ser trasladados a Río Gallegos, junto a otros prisioneros, son fusilados Miguel Nek y Francisco Nodokosky, acción en la que aparece implicado el subteniente Loza. Ajusticiados en una chacra son devorados por los cerdos. Durante mucho tiempo la población se negara a aceptar carne de estos animales.

16.- En Punta Alta recio tiroteo entre las tropas de Viñas Ibarra y los huelguistas. ¡Abajo la Argentina y Viva Chile!, son las voces que dice el jefe militar que se escucharon durante la refriega. Hubo cinco muertos y cuatro heridos entre los revoltosos. 75 prisioneros, 24 rehenes liberados. Entre los detenidos hay un solo argentino reincidente de Ushuaia. Entre los prisioneros, varíos carabineros que dijeron ser desertores. Nunca hubo un reclamo de la Cancillería ante Chile por el incidente aquí relatado. Un sobreviviente publicaría tiempo después en El Trabajo, de Punta Arenas, que fueron fusilados Félix Pintos, dándole el tiro de gracia el sargento Douglas. El mismo informante diría que en este grupo -que seria la columna sur de las fuerzas de Soto- sólo tenían dos o tres Winchester. Otro indicará, más tarde, que se quemo toda documentación identificatoria de los detenidos y se realizaron sustracciones por parte de la tropa. El subteniente Jonas, cuando escribió sus memorias, dirá que aquí hubo treinta fusilados a los que previamente se maniató con alambre. Todos los datos de aquí en más serán contradictoríos, incluídos los informes que un mismo oficial da a distintas reparticiones. También luego de la refriega el comisarío Douglas mata al turco mercachifle José Nasif. De la refriega escapa Julio Freyer, que consigue llegar a Natales y de allí es llevado a Punta Arenas, donde muere de gangrena en una herida que Ie produjeran en el incidente. ' Desde Gallegos parte Varela en nueva comisión -atravesando territorío chileno con autorización de los efectivos de ese país- para anticipar su encuentro con Viñas Ibarra. Outerello con 400 hombres -informes oficiales dirán 600- llega después de asaltar varias estancias a la localidad de Paso Ibañez- hoy Comandante Luis Piedrabuena- y muchos rehenes a los que concentra en el cine local. Ya para entonces controlaban la situación entre Lago Viedma y Lago San Martín y conducíanse en 40 automóviles. Entre la dirigencia se encuentra Descouviere, quien, al tiempo de salvarse, llevara una vida atlética en Chile.

17.- La Unión, de Punta Arenas, publica las perdidas de la primera huelga, discriminando daños estancia por estancia. La suma total alcanza los $ 1.507.000. La prensa no incluirá testimonios ni estos días ni nunca sobre las denunciadas violaciones y asesinatos, ni lo incluirán los reclamos diplomáticos que buscaban acelerar la intervención militar en la región. En Fuentes del Coyle se encuentra Varela con Viñas Ibarra. El teniente coronel deja un destacamento en El Tero y regresa a Gallegos. El Laguna Grande se incendia La Anónima. Se dirá que fue la acción de los huel-guistas, pero luego se comprobara que no fue intencional, por lo que la empresa cobró el seguro.

18.- Cefaly solicita por escrito al comandante Varela información para poner al tanto de la situación al Ministerío del Interíor. El jefe militar nunca contestará su pedido.

20.- De Fuentes del Coyle sale una comisión enviada con 45 prisioneros despachados a la cárcel de Gallegos por Viñas Ibarra. Solo llegarán 35.

21.- La marinería del Brown y la guardia blanca avanzaron desde Santa Cruz a Paso Ibañez. Outerello levantó una barricada con fardos de lana y colocó ante ella a los notables que tenía como rehenes. Interrumpido el fuego se intento parlamentar exigiendo la libertad de prisioneros y llevando la firma del pliego de condiciones por parte de numerosos estancieros. El jefe naval dijo no tener autorización para parlamentar. Reiniciado el fuego muere un rehén, por el que más tarde deberá la marina dar una indemnización. En un informe de Cefaly al M.I. se indica que algo se exagera sobre el estado insurreccional, producto del pánico, resaltando que lo de mayor cuidado es la toma de Paso Ibañez, pero, que es opinión de las autoridades del Brown que no se llegara a tomar Santa Cruz y que con la llegada de refuerzos en el Guardia Nacional la situación se despejará.

Viñas Ibarra comprueba que en la mayoría de las estancias de su región se está trabajando.

22.- Mediante un Bando, Varela insta a los ganaderos y sus mayordomos a reiniciar las tareas, defender cada uno sus posesiones, instruir a sus subordinados sobre las consecuencias que puede aparejar participar en la rebelión, compromete la defensa del ejército para las estancias, prohibe toda relación con la Sociedad Obrera, establece el empadronamiento policial de los empleados rurales... como puntos más sobresalientes. En Cerro Negro , Viñas Ibarra toma cinco prisioneros y da muerte al uelguista Aguilera de un disparo en la cabeza. Telegrama cifrado de Cefaly a Yza informando sobre la propaganda que se desarrolla, indicando que el gobernador no regresara y que esta enemistado con el presidente. Actúa como informante el juez Ortiz. Recomienda Cefaly pronto regreso.

23.- Varela llega a Paso Ibañez. De allí se dirige valientemente a oponer a un petitorío de cinco puntos de los huelguistas su ultimátum: rendición incondicional. En un alto de las discusiones, Varela se plantea matar a la dirigencia. Esta acompañado por el jefe de policía y un estanciero. El temor de este último impide la acción inmediata. Varela entregó un bando que en su punto numero cinco establecía la pena de fusilamiento para

quien se resistiera. Viñas Ibarra recibe la visita de oficiales chilenos que lo felicitan y ofrecen nuevamente su cooperación. La diplomacia británica manifiesta ante la cancillería de Buenos Aires que suman 19 los británicos en poder de los insurrectos. Entre ellos, el padre Denis de Vitre. El embajador norteamericano manifiesta su conformidad sobre la protección brindada al frigorífico Armour, pero requiere información sobre el paradero del gerente de esta firma: Sidney J. Mac Bey. parte a la zona de Lago Argentino.

25.- Varela recibe a los rehenes al sur del río. Los huelguistas no se entregan, se dispersan ordenadamente. Anaya, que había llegado con nuevos efectivos a San Julián, recibe instrucciones para salir tras ellos. Viñas Ibarra recibe la promesa de efectivos de refuerzo, comandados por el capitán Campos. Continua su marcha cruzando establecimientos que han sido saqueados por los huelguistas. Se agudiza su falta de víveres. En Río Gallegos, domicilio de la viuda Isabel Purrua de Vidal, es descubierta una imprenta que allí instalara Luis Santamaria. Se incauta literatura anarquista, original de un volante que no llegó a imprimirse y la transcripción manuscrita por Antonio Soto de un alegato de Tolstoi contra el servicio militar obligatorío. En Buenos Aires, la Fora anarquista hace un llamado esperando solidaridad con las huelgas de Santa Cruz: ¡NO es posible que a semejante extreme llegue la cobardía de nuestro pueblo! La prensa de Punta Arenas da cuenta que el gobierno chileno ha facilitado el vapor Austral para que lleve desde Ushuaia a Río Gallegos a efectivos militares argentinos de refuerzo para aplacar la huelga. Los 25 hombres van comandados por el inspector Mendoza y el oficial de gendarmes Pereira. Un volante, probablemente impreso en Punta Arenas, da cuenta

de la represión en Punta Alta, agregando nombres de víctimas, como el caso del chileno Oscar Mansilla. Los huelguistas toman el correo de Río Chico, labran un acta y exigen los archivos de telegramas. Comprueban los infundios del estanciero Américo Berrando, que en su carácter de corresponsal del diario La Prensa consignaba depredaciones que no existieron. Los huelguistas se apersonaron en su establecimiento dirigidos por el "ruso" León, destruyendo las instalaciones del mencionado corresponsal, y luego de tomarse un café con leche y repartirse los cigarrillos, Ie dijeron al encargado: "¡Ahora si puede escribir a Buenos Aires que somos bandoleros!". En Río Chico se encuentran las tropas con los huelguistas que habían salido de Paso Ibañez, comandados por Luis Avendaño. Varela da cuenta de seis muertes, entre ellos la de este cabecilla. Se sabe que el mismo fue llevado a Paso Ibañez y allí fusilado, igual suerte tuvieron Antonio Alonso -que debió

cavar su fosa- y Manuel Sánchez, pese a que por este último pidieron clemencia 500 vecinos. José Rogelio Ramírez, chofer de los insurrectos, un español padre de cinco hijos, no encontró clemencia.

26.- En Mazaredo, al norte de Deseado, una comisión policial es resistida en un arresto por el Secretario del Sindicato de Oficios Varios de Jaramillo, Javier Fernández. El incidente, ocurrido en la estancia de Alejandro O'Connor, cuesta la vida al sindicalista, muriendo, además, en el acto, dos policías: Pedro Denis y N. Falcon.

27.- El Nacional, de Río Gallegos, publica el bando de Varela en Paso Ibañez. En el periódico liberal El Magallanes, de Punta Arenas, se reflexiona que "el castigo para los huelguistas es cuestión de nacionalidad más que de delito".

28.- La columna de Viñas Ibarra llega al valle de Río Santa Cruz.

29.- Varela, que se encontraba todavía en Río Chico, parte para Chonken Aike en busca de Outerello. La lluvia y un puente quemado demoran su accionar. En el Paso de Charles Furh, que administra José Berberena, se produce una segunda visita de huelguistas. Con anterioridad había cortado el cable de la balsa y llevado mercancías, entre ellas 85 cajas de balas. Antonio Soto firmó el recibo comprometiendo el pago al fin del conflicto. En esta nueva visita no se firmó recibo. En la comisaría El Perro, campos de Bon Accord -propiedad de Charles Dikie- se produce un enfrentamiento de huelguistas con tropas de Viñas Ibarra, resultando herido el soldado Alfredo Pereyra. Hay cinco muertos entre los obreros. Se recupera mercancía de La Anónima. El comisario Guadarrama encontrará meses después veinte cadáveres semi descubiertos por el viento. Ante un telegrama de Yza, que preguntaba sobre la situación de Grigera, dueño de estancia Las Vegas; el jefe de policía, teniente Sweizer, da cuenta que esta de rehén, pero los antecedentes "hacen presumir que ninguno de los prisioneros es sometido a martirios o vejaciones". La preocupación por la situación de esta estancia responde a que las oficinas, que en Buenos Aires tenía el gobernador, eran las de la firma Eudoro Parodi, que comerciaba con esta sociedad ganadera. Allí le enviaban al gobernador los telegramas cifrados.

30.- Las tropas de Varela avanzan hacia Corpen. En el Hotel de la Osamenta reciben del señor Sandoval 27 mulas para facilitar el desplazamiento de las tropas del capitán Anaya. El diario La Prensa anuncia el incendio de la estancia Mata Grande de Paterson. Se lo atribuye a los huelguistas aunque hay testimonios encontrados sobre el origen del fuego.

DICIEMBRE

1.- En inmediaciones de la estancia Bella Vista el ejército aprisiona a 430 individuos, captura 4.000 caballos, incauta 200 armas largas, 30 revólveres y munición y mercaderías por valor de $ 50.000. Hay doce muertos, entre ellos "El coronel". La proporción es de 28 a 1, pero el ejército no tiene bajas. El único caso de violación registrado durante las huelgas ocurrió en Bella Vista. Los dos chilenos acusados como responsables habrían sido fusilados. Hay pocos detalles sobre la operación militar, correcciones sobre los expedientes y datos encontrados. El corresponsal del diario La Nación, de Buenos Aires, dirá que sólo se tiró un tiro y se tomaron 500 prisioneros. Señala como cabecilla a un tal Manuel Leiva, que figura como fusilado. Outerello habría muerto por un hecho fortuito. Su auto se retrasó por falta de combustible y allí lo sorprendieron. Los anarquistas señalarán más adelante que hay 200 asesinatos y más de un martirio. La prensa denunciara robo de pertenencias, fusilamientos a obreros desnudos, cremación de cadáveres. Cefaly manifiesta no estar informado de planes y acciones por parte de Varela.

2.- Viñas Ibarra cruza en bote el Santa Cruz más allá del lago, somete a 10 huelguistas en Río Leóna. La tropa tiene una epidemia de paperas cuando los obreros envían dos delegados a parlamentar. El jefe militar rehusa dialogar con ellos, que pretenden la libertad de todos los detenidos sociales. Informa Cefaly que Varela no quiere devolver Paso Ibañez a la policía, en razón de los delitos allí cometidos. El juez Ortiz estudia el caso. Este mismo día ordena a los comisarios que toda orden dada por Varela le sea informada.

3.- Las fuerzas de Anaya llegan a Bella Vista, donde están prisioneros los que seguían a Outerello. Los partes del día dan cuenta del incendio de La Anónima de Cañadon León -hoy Gobernador Gregores- por obra de los huelguistas que responden a la dirección de "El mayor". Los incidentes parecían darse en toda esa región. Durante el día se patrulla capturando nuevos prisioneros, se recuperan armas y se vivaquean 53 capones para la tropa. La Unión anuncia la llegada de Varela a Santa Cruz.

4.- Llegan camiones con refuerzos a Cañadón León, comienza a prepararse el acceso a los lagos Cardiel y Viedma, apoyando a Viñas Ibarra en el propósito de encerrar a Soto en la zona de Lago Argentino. De San Julián llegan noticias de las incursiones de Albino Argüelles y se trata de impedir que se sume a la gente de Facón Grande. En Población de Paredes es muerto de un balazo en la frente "El mayor", chileno sindicado como responsable del incendio de La Anónima en Cañadón León. Terminada la "aventura huelguística" en Río Chico, Madsen registra en su diario el regreso de sus dos peones cansados.

5.- El ejército toma como propios los caballos de los prisioneros en el norte de Santa Cruz. Nunca se devolverán pertenencias de los muertos bajo su acción. En La Leona preside Soto una asamblea de chilenos que habían recibido el ultimátum de Viñas Ibarra, se discute el destino a seguir. Se optará por cruzar el lago con destino a La Anita. Refriega entre un escuadrón comandado por Sidders en las proximidades de la estancia La Alianza, donde muere un huelguista. El mayor Cefaly, gobernador interino de Santa Cruz, manifiesta a Buenos Aires el insistente rumor por el cual Varela quiere continuar en el territorio como gobernador. Correa Falcon apoyaría tal medida.

6.- A las tres de la madrugada el ingeniero Cobos acerca a Anaya noticias confirmatorias de la existencia de un contingente de revoltosos en Bajo del Tigre, que esperaba a otros compañeros de la zona de Lago Cardiel. La mayoría de los huelguistas de La Leona, pese a la decisión de la samblea, se entrega en Puerto Irma. Hay ochenta rehenes y todos los barcos que sirven para salvar las aguas. Hay un fusilamiento. Llega Campos con los refuerzos. Esa noche hay asamblea en La Anita. La gente esta cansada. Cree todavía, como en la primera huelga, que la policía es la mala y el ejército los buenos. Pablo Schulz, un chileno hijo de alemanes, cuya familia tiene un hotel en calle Bories de Punta Arenas, llega con noticias de fusilamientos que la mayoría se niega a creer. Cefaly continúa informando a Yza la conspiración de Varela: trataría de demostrar que hay más personal que el autorizado en la policía para solicitar una intervención. En Santa Cruz es detenido, por orden del comisario Sotuyo, el comerciante español Santos Enrique Oroz.

7.- Son detenidos en Río Seco el administrador y uno de los socios, junto a, un herido de nombre Eduardo Avendaño, que era atendido por las heridas recibidas en la refriega de La Alianza, Viñas lbarra sale en dirección a La Anita, el subteniente Frugoni Miranda lleva la vanguardia. Los barcos son conducidos a Puerto Calafate. En cerro Comisión, dos chilenos se presentarán a exigir condiciones de rendición. Allí se los fusilará. Un comisión con bandera blanca se presenta en La Anita. Su oferta de rendición incondicional es discutida; el chileno Juan Fariña está por aceptar, pero Schulz se opone, propone armar las trincheras, El discurso de Soto es encendido,,, se impone la rendición, Doce hombres partieron con Soto, Schulz prefirió quedarse, La Sociedad Obrera dejaba de existir, seiscientos se habrán rendido. Ochenta serian los rehenes. Esa noche habrá siete fusilados -los únicos reconocidos oficialmente-, entre ellos Otto, un alemán con cuatro años de experiencias en las trincheras europeas, a quien se le había pedido instruir militarmente a la gente.

8.- Durante la noche los prisioneros permanecieron en Ios galpones con una vela encendida en la mano. Al alba comenzaron los fusilamientos en La Anita, Los estancieros elegían víctimas, Los condenados cavaban su propia fosa. Correa Falcón estimara en 120 los procedimientos, Guadarrama 140 ó 150. Frugoni Miranda se encargará de los tiros de gracia. A la hora 20 llegaría Varela. Anaya con Hospitaleche y el administrador de Río Seco -que era prisionero-, como baquianos llegan hasta Bajo del Tigre, donde los obreros ya han partido. Se continúan recorriendo otras estancias en su búsqueda, sin mayor suerte.

9.- Vuelven a La Alianza las tropas de Anaya, de donde envían comisiones para descubrir donde están los huelguistas. Por Río Centinela, con los caballos de la brida, tratando de eludir los carabineros, la gente de Soto cruza la frontera. Varela parte a Santa Cruz. Gente de Facón Grande -comandada por Abadie- llega hasta el comercio de Feliciano Silva, en el paraje Las Sierras, incautan mercadería y dañan el vehículo para impedir que el dueño parta a Pico Truncado para denunciar la presencia. Lo hará más tarde a caballo. Ortiz aconseja a Cefaly no entrar en conflicto de poderes con Varela por la retención que hace sobre el control de Paso Ibañez. En Santa Cruz el comisario libera a Santos Enrique Oroz, tras la promesa de este de entregarle $ 2,000. Oroz había presenciado los vejámenes a los detenidos y se Ie había mostraado una lista donde estaba entre los que debían ser fusilados, "si no pagaba". No había cargos contra el comerciante.

10.- Las Alhajas y Vega Grande asaltadas. Se llevan 7 prisioneros y dos niños hijos de una cocinera. La Unión, de Río Gallegos, publica una comunicación de la Sociedad Rural, por la que dispone fijar una nueva escala de remuneraciones al personal de las estancias. Es una rebaja de salarios que contraria al Laudo Yza, que ya había sido refrendado por el Ministerio de Trabajo. La rebaja es de un treinta por ciento. Ni se hablan de las condiciones de labor por las que se luchó en la primera huelga. Luego de una reunión, la Sociedad Rural solicita a Buenos Aires la designación de Varela como gobernador militar. Yza, que ya viajaba en el Argentino rumbo a Gallegos, recibe de Cefaly la información cablegráfica sobre esta intención, El cabo 2° de Carabineros Julio Villarroel entrega a las autoridades policiales argentinas a 10 huelguistas detenidos en territorio chileno, entre ellos dos chilenos.

11.- Se toma conocimiento que los huelguistas están en El Mirador. Varela sale de Santa Cruz en busca de Schweizer, que andaba contactándose con Viñas Ibarra.

12.- Nuevo asalto a Vega Grande, por víveres. La Unión da cuenta que Varela ha partido rumbo a Lago Viedma, estimando que los cabecillas serán apresados en cuanto crucen la frontera por el celo que ponen los carabineros en solucionar el conflicto. En su parte, Viñas Ibarra comenta que los oficiales chilenos capitán Robles y teniente Villafranca, que se ofrecieron en Cancha Carrera para mantener cerrada la frontera, hayan permitido el paso de la gente de Soto en la zona de Río Centinela. Varela se encuentra con Schweizer en Lago Viedma y deja sin efectos las ordenes que le impartiera, toda vez que Viñas Ibarra ya cumplió con su misión. Madsen dirá que Varela llegó solo hasta Río de Las Vueltas: "límite de este hinter-land tibetano".

13.- Un violento temporal lleva a que las tropas de Anaya busquen refugio en Río Seco. Varela emprende el regreso a San Julián. Especula sobre un intento de los huelguistas de proyectar su conflicto hacia el norte, buscando cooperación de las Federaciones Obreras del Chubut y avanzar sobre Comodoro Rivadavia. Alude también al grupo de José Font, alias Facón Grande, que busca controlar el ferrocarril entre Deseado y Las

Heras.

14.- Llegan las tropas a Vega Grande. El bolichero de Cerro Colorado, Ramón Martese, visita el campamento de El Mirador, donde aún estaban los obreros. Yza embarca en el Argentino con un regimiento entero de gendarmes. La falta de disciplina de los integrantes de esta fuerza, a la que se ingresaba por filiación política, motiva una gresca descomunal que a la altura de Madryn llevó al gobernador a huir de la nave y solicitar

ayuda a la policía. En ese puerto los gendarmes ebrios matan a un policía e hieren a un vecino en su afán de buscar mujeres. La gente de Soto es alojada en Puerto Natales por compañeros de ideales.

15.- En Aguada Alegre, el administrador Marcelino Muñiz, sospechoso de colaborar con los huelguistas, es tornado como guía. En los Granaderos de Juan Tiraschini se recibió la noticia sobre la existencia de José Font -Facón Grande -que había pasado para Cañadón León el día anterior con una tropa de carros. El dueño de la estancia, que había tenido pleitos de tierras con este gaucho entrerriano, da un informe que precipita a las tropas en su contra. Tiraschini había trabado una amistad con Font, lo que le había permitido mantener su estancia lejos de todo desmán, e incluso pidió por la vida del comisario Albornoz -organizador de la Liga Patriótica en San Julián", al quo Facón Grande le dio tiempo de huir y no tocó su establecimiento denominado La Aida. Es detenido Martese. Esa noche el sargento Espíndola dice haberlo escuchado en sueños decir al detenido que había dispuesto esconder una pieza mecánica del auto para impedir su utilización por parte del ejército y la policía y que había prometido acercar a Argüelles toda la información que obtuviera.

16.- A las nueve de la mañana Maltese había arreglado el auto, Muñiz estaba inculpado por un dialogo sostenido entre ambos que fue escuchado por su custodia. Campos -oficial de Varela- informa al gobernador interino que se ha hecho cargo de la comisaría de Santa Cruz; Cefaly pide explicaciones. Campos no contestará.

17.- Enfrentamiento de tropas y huelguistas en San José -campos de De la Mata, Tapera de Casterán-, los prisioneros, 193, obtendrán la libertad y serán llevados al campo de la estancia... Se desconoce el numero total de detenidos. El informe permite apreciar lo mal armados que iban: 55 armas largas, 61 revólveres y 129 armas de filo. Santos Enrique Oroz, de Santa Cruz, publica un volante donde da cuenta al comandante Varela de su detención y de las coimas de Gustavo Sotuyo. La respuesta será escueta y dirá que si fue detenido por sus ordenes nada se ha encontrado que afecte su conducta. De la coima nada se dice, de los vejámenes denunciados tampoco.

18.- Recién en el parte de este día se toma conocimiento que hubo muertos, entre ellos el cabecilla Albino Argüelles. Ningún líder salía vivo, puesto que igual suerte había corrido el paraguayo Jara, alias Tres Dedos. El diario La Nación dará 18 muertos más que los partes del ejército. El comisario Guadarrama hablará de 45 a 55 fusilados en San José. Pastor Aranda llega a la estancia Santa María, de Mateo Martinovich, secundado por la gente, unos treinta hombres que tienen en este uruguayo un conductor. Se llevan armas y al dueño como rehén. Madsen registra en su diario la excelente impresión que tomó de la tropa que vio en la zona de Viedma, no así de la gendarmería, donde "la disciplina brillaba por su ausencia...". También señala: "Muchos de los peones van regresando y traen relatos espeluznantes..." Varela llega a Deseado. Confunde a la gente de Facón Grande mediante una comunicación dirigida al Ministro de Guerra en la que indicaba que tomaba rumbo a Las Heras. La información interceptada llevo a que Varela llegara a Deseado, cabecera del ferrocarril, ordenando de inmediato la salida de un tren de exploración a las ordenes del subteniente Federico Jonas. En el Bar San Martín, de Río Gallegos, donde estaba almorzando, fue detenido a indicación de Francisco Fernández -funcionario de Menéndez Behety- Santiago González Diez, delegado de la Fora del V y corresponsal de La Protesta. Nunca aparecerá. Benito Granja en el centro de Gallegos

vocifera "Carneros" a todos los que concurren a trabajar, ante la presencia del sargento Echazú que intenta detenerlo. Granja saca de su domicilio un machete, con el que enfrenta al policía: este descarga doce balazos sin herirlo, aquel le corta un brazo de un machetazo. Entre veinte personas -policías y soldados- consiguen reducirlo y tras aporrearlo lo llevan a prisión.

19.- Único día sin información en la campaña del capitán Elbio Anaya. Ya en Las Heras, Jonas y su gente restablecen el orden. Allí no se evidencian los desmanes que a comentario de la gente habría perpetrado el grupo de Facón Grande. Solo se habían saqueado los almacenes de la "odiada Compañia Importadora y Exportadora de la Patagonia", con pérdidas de 4 a 5 mil pesos. En Las Heras, donde había preparado la resistencia La Liga Patriótica, la huida fue total, solo quedó haciendo frente el sargento Sureda. Antonio Echeverría, dirigente a cargo del sector, fue apresado por el ejército con otros once compañeros. Echeverría y dos compañeros serán fusilados más tarde en Deseado. A las 21.30 sale de Deseado un segundo tren con tropas en una medida demorada por la falta de personal practico. . Protesta cablegráfica de Cefaly a Varela por la usurpación dada por el ejército en las comisarias de Santa Cruz y San Julián. El Gobernador Interino esgrime la Constitución Nacional.

20.- Basilio Aranda, poblador que se movió entre dos aguas durante el conflicto, levanta en la estancia de Albornoz a un ruso que escapaba de las tropas y lo entrega en San José. Llegado en tren a Jaramillo, Varela se enfrenta a los huelguistas, que pierden 3 hombres y no se registran heridos. La información periodística de Gallegos elevara el numero de muertos y heridos a un total de 20. En la estación Tehuelches, la gente de Facón Grande hace retroceder a las tropas de Varela, integradas por el teniente Schweizer, 12 soldados y varios voluntarios. Aquí el soldado Fernando Fisher recibe una herida en la garganta, por lo que morirá horas más tarde, no sin antes decir: ¡Viva el 10 de caballería! Cuando Facón Grande toma conocimiento que se ha enfrentado con el ejército y no con la policía comienza a preocuparse: él quiere llegar a un acuerdo. Es entonces que recibe el ofrecimiento de uno de los rehenes, Mario Mesa, gerente de La Anónima de Truncado, saqueada días antes y agente consular italiano. Mesa y tres delegados llevan a Jaramillo la intención de proponer la firma de un nuevo convenio rural y la liberación de los detenidos a cambio de terminar con la huelga.

21 .- Varela, en sus informes, da por muerto a Facón Grande en el enfrentamiento de Tehuelches. Mesa se entrevista con Varela. Volverá diciendo que las condiciones se aceptan si antes hay rendición. Al darse a la fuga son muertos cinco de los prisioneros retenidos por Anaya, entre ellos Martese. Viñas Ibarra, tras dejar a cargo del escuadrón a Frugoni Miranda, emprende el regreso a Río Gallegos "de paso por las estancias, era recibido por patrones y obreros, con muestras inequívocas de agradecimiento por la actuación del ejército..." La Unión, de Río Gallegos, publica una nota con el titulo Personal de Estancias. La Nueva Escala de Sueldos. Señalando que los nuevos salarios no representan una represalia, sino una situación meditada a partir de lo que se paga en Magallanes, donde los campos son mejores y no se paga derechos de exportación.

22.- Engañado por un peón de Basilio Aranda, Alfredo del Giudice, alias El Rubio Alfredo, es entregado en la estancia de Albornoz. Era un estudiante de cuarto año de Farmacia Buenos Aires, que estaba en la Patagonia per ganarse unos pesos en la esquila. Al llegar la huelga se había solidarizado con ella. Su condición social lo salva, sólo conocerá la prisión. Rendición de Facón Grande en Tehuel-ches. Antonio Leiva se presenta arendirse, pero por no desmontarse de inmediato, a la orden recibida, es bajado de un tiro de máuser en la cabeza. Font será fusilado en Pico Truncado. Igual suerte tendrán otros 30 o 40 compañeros que habrían sido señalados por Mesa y el estanciero ingles Guillermo Bain. Los convenios prometidos por Mesa nunca se firmarán. La Gendarmería debuta fusilando a tres obreros chilenos en el Hotel La Esperanza.

23.- El cabo Domingo Montenegro, de las tropas de Anaya, muere a consecuencia de un disparo que sale del arma de otro soldado, Eusebio Peralta. Es la segunda muerte en filas del ejército en toda la operación. El comisario Barlos en Puerto Deseado repartió entre sus subordinados las pertenencias -ropas y dinero- de los cabecillas fusilados en Truncado. Se ha dicho que Font llevaría no menos de dos mil pesos, de los que nunca se conoció el destino. El M. I. pasa al de Defensa la situación de conflicto entre el gobierno de Santa Cruz y las tropas. Soto es embarcado en una goleta y llevado a Punta Arenas, donde es alojado en el mismo edificio de la Federación Obrera Magallánica. Soto estima continuar a Buenos Aires para dar cuenta de su proceder. El Trabajo de la Federación Obrera de Magallanes asegura: "La feroz soldadesca, repugnantes mazorqueros, se ensañan con los obreros chilenos y españoles, son a estos los que fusilan sin el menor

escrúpulo".

24.- La Unión, de Río Gallegos, sostiene que fueron 20 los muertos en San José y muchos los heridos por la acción de las ametralladoras, después de un frustrado parlamento en que una bala mato al caballo del militar que llevaba la bandera blanca. Llegan efectivos de la marina, comandados por el capitán de fragata Julio Ayala Torales, con fuerzas de artillería de costas para defender las líneas Deseado-Las Heras. Ya esta todo

consumado. El contacto del jefe naval con Varela será telefónico y borrascoso. El doctor Ramírez -que acompaña a la gente de la armada- comprueba los fusilamientos, entre ellos el de Facón Grande. Antes, otro personal de la armada, comandado por el teniente de navío Dacharry, había procedido a cremar y sepultar cadáveres, a la vez de reprochar la forma en que se termino la huelga. La Protesta, de Buenos Aires, alega: "Nuestra cobardía es aplastante y trabajoso será sacudirla".

25.- Anaya inicia un interrogatorio de detenidos en campos de Santa María. Se extenderán hasta el 28. Como el dueño no quiere que se fusile en su campo la tarea se desarrolla en la propiedad de Albornoz. Del informe de operaciones, dado por Anaya en Tres Cerros, surge lo mal pertrechados que estaban los huelguistas: un arma larga cada cinco, un arma corta en igual proporción. Comicio organizado por la Federación Obrera

de Magallanes en la Plaza Muñoz Gamero de Punta Arenas en repudio a los fusilamientos en la Patagonia Argentina.

26.- El Ministro de Defensa determina que el de Interior debe dar respuesta sobre las divergencias entre Cefaly y Varela sobre el manejo de la policía.

27.- El Comercio, de Punta Arenas, con la firma de "Un chileno", reflexiona sobre las matanzas en Santa Cruz, asignando responsabilidad total sobre los agitadores de la respuesta obtenida. La Unión, periódico de la curia magallánica, daba cuenta de la muerte del joven Schulz, hijo de los propietarios del hotel Alemán, a los que se les daba el pésame.

28.- Llega a Tres Cerros el teniente de fragata Moranchel, con tres autos y tropas de marinería. Ya no habrá fusilamientos en el área de operaciones que conduce Anaya, en centro norte de Santa Cruz. Una publicación de la organización Albañiles y Anexos de la capital federal señala a este día como el del fusilamiento de González Diez, empleado de la firma del ingeniero Bianchini, detenido diez días antes. El responsable de la muerte, según una publicación ácrata de Buenos Aires, no fue otro que Hector Benigno Varela.

En Santa Cruz homenaje a Varela. El doctor Sicardi, de la Liga Patriótica, es voz cantante en los discursos de agradecimiento. Antes ya había sido sindicado como corresponsable de las acciones de extorsión promovidas por el comisario Sotuyo. No se permitió la entrada al banquete de Santos Oroz, Presidente de la Sociedad Española, que denunciara ante Varela los apremios del jefe policial. Oroz era con Martínez dueño de una carnicería y copropietarios de la empresa de teléfonos local. Para que no los fusile Varela el comisario correntino les pidió 2.000 pesos a cada uno.

29.- El capitán de fragata Dalmiro Sáenz produce un informe reservado para el Ministerio de Marina sobre el manejo de la represión en Puerto Santa Cruz, donde se encontraba en su carácter de jefe de Escuela de Artillería y comandante del guardacosta Almirante Brown.

30.- Al paso de Viñas Ibarra por el Hotel La Esperanza, encuentra que tres trabajadores alojados fueron fusilados. Se encontrarán los responsables entre la Gendarmería, pero nunca tendrán castigo por considerarse que tanto Ramón Araoz como Juan Gregorio Gómez cumplieron ordenes superiores. Isidoro Ruiz Moreno, asesor letrado de Territorios Nacionales, en informe al tuerto Gómez -Ministro del Interior- determina que,

desconociendo las ordenes que el Presidente ha dado a las tropas, nada puede dictaminar sobre el litigio entre Cefaly y Varela.