¡Con el animal suelto!

Cuarenta años atrás los proveedores de insumos para las tareas de equilas sinstematizaban con esta ilustración una nueva tarea con los lanares, sin manear el animal.
Se evitaba el trabajo de manearlos y desmanearlos, se ganaba en velocidad.
Primero comenzaron en la tarea los campeones de la especialidad, después la modalidad se genaralizó y dejó de llamarse "esquila a la australiana", para ser nuevamente y simplemente... esquila.

Para los que creen que la tarea es fácil, piensen por donde comenzarían con un animalito como este: