23 de julio de 1881. Argentina y Chile firman acuerdo de límites.

El Tratado de Límites al que dio origen estuvo orientado por dos diplomáticos norteamericanos Tomas O. Osborn y Tomas A. Osborn y recibió la firma por parte de Chile Francisco de Echeverría, cónsul chileno en Buenos Aires y del Ministro argentino de Relaciones Exteriores Bernardo de Irigoyen. De allí que se lo conozca también como Acuerdo Irigoyen-Echeverría..

El acuerdo resulta complementario el artículo 39 del tratado de 1856 donde se dejaba expreso trazar los limites atendiendo a la situación heredada es España en el momento de la conformación de cada uno de los dos países.


Las zonas en disputas eran para entonces cuatro:

1.- La Patagonia al sur del Río Negro y al este de la cordillera.

2.- El Estrecho de Magallanes y espacios insulares adyacentes.

3.- La Isla Grande de la Tierra del Fuego.

4.- La islas del sur que conforman el archipiélago fueguino.

Para la patagonia el principio de división pasaría por las altas cumbres que dividían aguas, esto hasta el paralelo 52.

Para el segundo caso se estableció una poligonal y se dejó el Estrecho de Magallanes en jurisdicción chilena pero habilitado para el uso internacional y con prohibición de levantar fortificaciones en sus costas.

La Isla Grande se repartió entre los dos paises en tanto que las restantes, al sur y oeste de la Isla Grande pasaron a ser de jurisdicción chilena.

La Isla de los Estados no fue discutida en su propiedad argentina.

El tratado exigió a posteriori otras medidas de orden diplomático y técnico, pero impidió desde su generalización la concreción de una guerra que aparecía en algún momento como inevitable.

No obstante ello sectores de Chile consideraron que las pérdidas territoriales para se país fueron enormes, y otro tanto fue la opinión de sectores disconformes de la oposición al gobierno que ejercía entonces Julio Argentino Roca.