Memoria sélknam, y situaciones astronómicas.

En un principio los pueblos que habitaron este lugar tenían una historia en la cual la luna era una mujer destronada en su liderazgo en la tierra, perseguida por el sol en el firmamento.

Quiso en un tiempo Federico Echelulene, contare a Nelly Iris Penazzo de Penazo, una circunstancia mítica a la que le encontramos correlatos históricos y cósmicos.

"Porque todo qèùqrqà (ser del sur) se encontraba acá donde está el Hotel San Martín, anzp'e (sierra Carmen Silva), vivía allí una joOèn (doctora), que murió en el año 1921.
            Esa llevaba la descendencia de la Luna, JoOèn (doctora), también como la Luna. Se llamaba Hont'eèn, parecido que la mamá de Garibaldi.
            Cuando murió dijo:
            Que se va a oscurecer el Sol cuando yo muera.



            Justo el día que murió en el 1921, fue un eclipse. Murió. Se oscureció el Sol.
            Era JoOèn bastante grande. Ella quería sostener el alma del muerto, Kàzpìn kuaAn uie (alma vida volver). No puede Kàzpìn (alma) al muerto, la sostenía así en el aire. La veían todos.
            Kázpìn es peluda, bien delgadita, como una muñeca, dicen que así la vieron. Ella la sostenía para ver si podía volver alma al muerto.
            Tiempo primitivo me parece que había uno que hacía resucitar, porque también K'oQj (Mar), también quería hacerla resucitar a su hija Ochn (ballena), cuando murió. Pero el padre no pudo sostener su alma.
            En ese tiempo todavía no había mar, entonces él se hizo mar, para hacer vivir a Ochn (la ballena), cuando murió.
            Entonces en ese tiempo, todavía no se convertía, no había K'oOj (Mar).
            Las K'oOj Tap (Bahía San Sebastián y Bahía Inútil), eran personas. No había mar. Ya se hizo mar él, entonces pudo Ochn (ballena) morir en el mar, no morir en tierra. Ya se convirtieron verdaderamente en ballenas y el padre se convirtió en mar.
            Esa es la desaparición, desaparece K'oOj (mar) de la tierra, ya se convirtió. Así se fueron convirtiendo todos, cada uno en su lugar.

Esa indígena aquí mencionada esta registrada en su deceso por el Juez de Paz de Río Grande con el nombre de María, en la misma fecha señalada por Federico, siendo ona de Estancia Sara, muerta al parecer a consecuencias de la gripe a los 82 años de edad. Su estado civil era soltera, y atestiguan sobre el deceso Francisco Saldivia y Paulino Álvarez.
También hay que decir que de la consulta realizada en la Estación Astronómica Río Grande se nos confirmó que hubo un eclipse el 1 de octubre de aquel 1921, fecha de la muerta dada para la informante del mito en el libro correspondiente del Registro Civil de Río Grande.