Calefacción y comunicaciones deficientes en la naciente LRA 24.

Siembre he tenido la presunción que la inauguración de LRA 24 RADIO NACIONAL RIO GRANDE, a menos de un mes de cesar en funciones el gobierno de la Revolución Argentina, debía haber dejado en la prisa algunas situaciones inconclusas.


Y la documentación obrante de aquellos días nos da cuenta que, si bien el edificio era apropiado para el funcionamiento e una estación radial, algunas cosas quedaban por hacer:

“La planta alta del edificio, carece casi por completo de aireación. El sistema instalado calefacción-ventilación, se observa que no da aparentemente resultado. En momentos el calor es realmente insoportable, lo que motiva reducir las calorías, trayendo como consecuencia, frío en la planta baja. Las distintas dependencias de la planta alta: Control, Programación: pasillo de acceso y descanso de escalera –se descartan los estudios- carecen de ventanas, claraboyas o banderolas, que en alguna medida llevarían solución a los problemas planteados, notándose por lo tanto, permanentemente al aire viciado. Los baños ubicados en la misma línea de la cafetería –planta baja- cuentan con ventanas o banderolas, no así la última que esta totalmente azulejada, lo que motiva a encontrarse con paredes húmedas. Sería del caso habilitar una ventana similar a la de los baños”.

La situación manifestada en 1973 llevó su tiempo, par la planta alta nacieron dos ventanas y otras dos que existieron efímeramente se taparon constituyendo un radio adorno en el estudio de locución para entonces ya bautizado Chachi Villarreal, hoy una de las salas de producción.

Para el caso de la cafetería, que hoy le llamamos cocina…, el tiempo espera.

En otro punto de las observaciones sobre el estado de la emisora a poco de inaugurarse, se indicaba:

“Aparentemente, nos e han dejado canalizaciones para la instalación de líneas telefónicas, de transmisión y de teletipo, tanto en una como en otra planta”.

“Teléfonos: Son necesarios dos. Uno que debería instalarse en dirección y otro en control (Sala de Operadores), -planta alta- se lograría en esa forma, dar con mayor frecuencia datos meteorológicos locales y regionales, movimiento de aviones, noticias de contactos con distintos organismos oficiales y privados, por la facilidad que representa poder grabarlos además por distintas circunstancias de urgencia, con esa Cabecera. Distrito 24 (Río Gallegos), correo local, hospital, bomberos etc. Por el beneficio que representa, se solicita además, la instalación de un aparato telefónico en la Planta Transmisora”.

El primer teléfono de la emisora sería cedido por la Intendencia local, y devuelto cuando con los años se consiguiera una línea propia. Si bien en algún momento se contó con dos números, luego por razones presupuestarias lo redujeron al 22-176, que durante largos años nos identificó con los oyentes, hasta que después se sumó el 430-763 que solo recibe llamadas.

El teléfono lo llegó inicialmente en forma abierta a la Planta Transmisora, pero una línea interna –el teléfono negro-con el antiguo sistema de manivela, permití comunicaciones con el Correo y la Planta, sobre este viejo aparato nuestro joven productor periodístico Ulises Papalardo nos muestra como funcionaba: primero llamando por la manivela, luego alzando el auricular.