MADURANDO RECUERDOS PETROLEROS.2


Un segundo paso en nuestra intervención en el ciclo de conferencias organizado por el IAPG, yo fui el primero en hablar, la última mi hija María Florencia por la empresa YSUR, pero ya me encontraba fuera de combate.


Cerrado el primer caso judicial, e ingresamos a un episodio contravencional en aquellos días en los que se recuerda no eran pocos los conflictos entre lugareños y los petroleros norteamericanos.
El caso fue caratulado TURNAJE, JORGE. Lesiones leves, y bajo el número de expediente 920/60 nos llevará al 12 de junio de aquel año, y al sitio de la Sociedad Chilena de Socorros Mutuos en Pleno centro de la ciudad. Ese era un día de significación cultural puesto que se presentaba en Río Grande el poeta salteño Jaime Dávalos.

Pero resumamos lo que pasó.
Las diligencias se inician la noche del 12  de junio de 1960 en sumario policial en el cual el norteamericano aparece con el nombre Jack, y se señala que estaba acompañado por su esposa, al igual que otro connacional Jimmy Pollard, y un tercer petrolero tejano  llamado Walter Jhonnson con el que compartían una mesa.
Del lado de las víctimas se encontraban Sergio Barrientos Ojeda, chileno naturalizado argentino, empleado de obras de Marina, domiciliado en Espora y Alberdi: lo acompañaba en su mesa Carlos Manuel Jerez. Los locales pidieron para su consumo una botella de manzanilla.

Se presentaba esa noche, como un gran acontecimiento cultural, el poeta Jaime Dávalos en una velada de gran concurrencia puesto que se proponían juntar fondos para enviar a Chile, donde se había registrado un sismo de consecuencias desastrosas. Presentó el número artístico principal el presidente de la entidad Mirco Mihoviloch, empleado petrolero, solicitando el debido silencio para escuchar al vate.
Todos aceptaron la recomendación menos los norteamericanos que en evidente estado de ebriedad proferían altas voces en inglés, y se reían.
Fue entonces cuando Barrientos los interpeló con un cinematográfico “Sharap”, lo que motivo que Tournaje se encrespara.
Se lo identifica como un empleado de perforación robusto, con educación secundaria, el que sacándose el saco dará golpes de puño sobre el rostro de Barrientos enviándolo al hospital.
Todos los que hemos conocido a Sergio recordamos su pequeña estatura –calzaba zapatos 34- y con los años adquirió notoriedad en la vida política fueguina siendo dos veces concejal por el Partido Justicialista, en cuyo segundo mandato –en 1983 ejerció la presidencia- en una feliz experiencia que me tocó compartir.
Por diligencias posteriores sabremos que Tournaje será detenido dándosele luego libertad por caución juratoria.
El expediente no trae novedades hasta el 28 de diciembre de aquel año donde se agrega el único testimonio de la causa, más allá de la diligencia policial que llevó a uno al hospital y a otro a los calabozos de la calle Elcano; es cuando a pedido del juez federal comparezca el 28 de diciembre de aquel 1960 Franka Susic viuda de Bonifetti, argentina de 27 años; que por entonces aunque no lo decía el expediente integraba el Consejo Asesor Territorial designada por el Presidente Arturo Frondizi a pedido del Gobernador Manuel Campos.

Emilia, que así se la conocía a Franca para diferenciarla de su madre, dirá que esa noche estaban presentes los tres norteamericanos, no mencionando sus esposas, que los mismos se encontraban en evidente estado de ebriedad y que parloteaban en inglés con fuertes risas en momento en que toda la concurrencia ya había hecho silencio.
“Gran parte del público chistaba a los extranjeros”.
Esto irrita a Pollac que procede a golpear… a Jerez. Es decir el compañero de mesa de Barrientos.
Algo va cambiando en el testimonio.
Tournaje entra en la refriega, “por poco se arma una gresca de proyecciones”, dirá Bonifetti. El presidente de la Asociación Chilena interviene apaciguando. Pide a la orquesta que interprete algunas piezas musicales para tranquilizar a las fieras y entonces Jack sale a bailar evidenciando su estado de ebriedad.
Previamente había traído a su mesa botellas de bebida que se habían servido en otras mesas, generando una gran discusión.
El testimonio de la dama dice que el lesionado había recibido un tremendo golpe que lo afectó en un ojo y la nariz.
El expediente se volvió confuso. Los agresores y los agredidos son distintos entre junio y diciembre, pero tal vez haya sido una provisión dada en Ushuaia, cuando el petrolero estaba largamente en libertad, y donde concurría frecuentemente Emilia que tal vez solo fue testigo de oficio para cerrar la providencia.
Tournaje será condenado a dos meses de prisión en suspenso, y cuando el 19 de julio de 1961 se le quiera cobrar los $ 469 de sellado correspondientes ya no residirá en la jurisdicción fueguina.
Este incidente es uno de los tantos que ocupaban la noche fueguina en aquellos prósperos días del boom petrolero; y era comentario habitual la prepotencia de los empleadores con los operarios, en la mayoría chilenos, los que eran amenazados con devolverlos a su país –buena parte de ellos no estaban radicados- si no se avenían a un severo régimen laboral como el que gustaban de imponer.

En el recuerdo de los jóvenes vecinos de entonces aquella circunstancia vivida cuando vino Jaime Dávalos adquirió múltiples matices, y hasta se habla de una pelea entre Barrientos y en descomunal yankie; en la que perdió por puntos.., en la cabeza.



Las imágenes corresponden a Jaime Dávalos, la estrella que nos visitaba, un cupón de afiliación a la Sociedad Chilena y Emilia en años florencientes. Agregamos la imagen de los parroquianos, con Sergio Barrientos Ojeda al centro.