Recordados médicos en el escenario fueguino.



En el mes de diciembre realizamos un requerimiento en Facebook orientado a rescatar en la memoria de los amigos,  médicos que brindaron un servicio encomiable en nuestro ámbito.

Ha llegado el momento de procesar las referencias viendo cómo podemos condensar los dichos, con los dicentes y los decidos.

Para eso comenzaremos con una descripción textual, la que nos entregó Natalia Mazzucchi Hola Mingo! La Dra. Maribel Achaga!! La Doctora de cabecera de la familia mientras fui pequeña y la Psiquiatra que me salvó de todas las formas que se puede salvar una persona, cuando fui más grande.

Alicia Salman recordó a Rubén Alvarez, el médico que la salvó. El Dr que fuera de la Marina hoy todavía se desempeña en el ámbito de la medicina laboral de YSUR.

Por casa, Patricia Cajal, que trabajó en el ámbito hospitalario, sumó varios nombres: La Dra Viol, en particular, por las razones que en su momento fueron importantes para saber que todavía hay mucho que debo hacer. Luego muchos en su cordialidad, en su charla en ete lugar tan particular, en su risa, Dr. García. Dra. Casco, Dra. Díaz, Dr. Montes, Dr. Balbi, Dra. Vaccaro, Dra D´Alessandro, Dra Ponce, Dr. García Paz, Dr. Marquez, Dr. Aladro, Dra. Iñigo y otros tantos, tantos.

En tanto que Elba Nimer, la asistente social, dijo que su recuerdo era para Muchos, en particular los que acompañaron los embarazos, Gustavo lekander, Alberto Nuñez, también Raul Rauch,el Dr. Scavino, Flavia Iñigo y en este momento especialmente a Gustavo Tello y José Miguel (Pepe) Gonzalez que me hacen tan fácil la tarea.

Esa última referencia es para un profesional que se desempeñó a nivel nacional en la lucha contra la parálisis infinatil –ALPI- y que ahora jubilado vive en Estancia Rolito, el predio productivo de su esposa Ana Luna.


DeSde Río Gallegos Tito Segovia, un fueguino radicado en la capital santacruceña desde que fue a hacer el servicio militar recordó al Dr Banic, uno de esos médicos que encontraron refugio luego de la segunda guerra mundial, en escenarios en los cuales nadie quería venir, como la Patagonia.

Mientras que Osvaldo Decaneo exalta la figura de un amigo “El Chiche” Garraham. Y al queridísimo Cacho Noto.

Carolina Valls tiene miradas de madre al decir a quíen recuerda:Gustavo Lekander que trajo al mundo a dos de mis hijos y Pedro Rocha, mi pediatra y el de mis hijos. Mientras que viviendo en Ushuaia menciona a  a Charo, y Lili Mujica. Corazones grandes


Victor Speranza, también desde Ushuaia, señala: Cuando era chiquito, en Ushuaia, el doctor Longhini, me operó de la garganta a los 4 años...

En tanto que Mariángeles Fernandez, desde España, se incluye con sus referencias, comenzando por sus días argentinos:   En Luis Beltrán el doctor Bordo fue un médico magnífico. También el doctor Ricardo Álvarez y por supuesto el doctor Lizazuain. Médicos humanistas, íntegros. Sabían de todo y curaban desde el afecto también. También debo agregar a Francisco AdroverDora Mosca, Norma Porrino, Santiago Pignataro, aunque queden otros sin nombrar.

Juan Carlos Ariza recuerda desde Colombia a los que conoció aquí: Juan Carlos Landi, Eladio Perez, Eva Barrera al Dr- Dulce....

En tanto que Lily Govetto tiene palabras para  Lily Govetto El Dr Juan Casal, fallecido a muy temprana edad. Excelente pediatra. Hay una plazoleta en Río Grande que lleva su nombre. Un tocayo Domingo Jesús Grao Wilmes, dice;  Cuando llegaron mis hijos, Juan Casal era su Pediatra.....excelente ser humano y profesional...se fué muy joven. De mi época al Dr. Mario Feuillade...lo conocí siendo mi profesor de Botánica, luego nos encontramos siendo Él médico de la empresa en donde trabajaba. ¿Y a quién recuerda Mónica Bucarey? Al Dr Casal , Dr Gonzalez, Dr Feullade, Dr Lofler.

Patricia Bruzzo , recuerda al médico desde otra relación: Al Dr. Feuillade, cuando trabaje en Farmacia, el iba a comprar con su receta y yo lo pedía...que le diga al dr. que por favor escriba con letra mas legible! El se reia y me prometía que la próxima vez,  ¡se lo decía! 


Pedro Alberto hace también votos por Landi,  en Tolhuin centro asistencial año 80, yo lo recuerdo cuando llegó como médico generalista desde San Antonio de los Cobres.

Desde Río Negro, un ex alumno y docente de la Misión: Edgardo Fernández tiene la siguiente mención:  En Río Grande el Dr. Lofler que nos acompañó en el embarazo de nuestra primer hija Un ser humano espectacular y un excelente medico.... Siempre lamentamos su trágica partida!! Agregamos a lo dicho por Estela Gloria Rotbard El doctor Lofler,que en paz descanse,un grande como médico y como director del hospital.

Desde su destino cordobés Alejandro Mihovilovich Lías lo recuerda al Dr Pachedo por haberle salvado a la vida a su hermano, En tanto que desde Misiones, en donde reside desde 1967, una fueguina recuerda también Gloria Kovacic Al Dr Pacheco y al Dr Luraguiz, por haber sido buen medico y amigo personal !!! El doctor Pacheco como pediatra de Jorge Antonio Castrillo.


Ale Fresco , escribió: Al doc Rocha pediatra mio y de mis hijos . Un grande le estoy agradecida…


Cory Savedra, destacó al  DR. RAUCH NUESTRO MEDICO DE FAMILIA DURANTE 30 AÑOS . Carlos A Gongora El Dr. Rauch, quien le salvó la pierna a mi abuela.


En tanto que Any Berbel recordó al Dr. Campos . Me operó de apendicitis en el 79. Un capo total ! También agregará a su lista al Dr. Slavik, me ayudó a curar una profunda herida del corazón. Un maestro!  Y al Dr. Montes. Me salvó la vida tras un grave accidente. Un genio!

 Desde el INTA Susana Aressi destacó al Dr. Filippa: Le salvo la vida a mi marido una eminencia en cardiología!
  
Ana Gutierrez El doctor Ramón Torrea (de Villa Ballester, yo nací allá) era nuestro médico de familia, el doctor Marcelo Max Abel (Ballester) ¡un genio! y Alejandro Ciovini, pediatra de mis hijos y nietos. No nombré al doctor Gonzalez, mastólogo del Roffo! un capo!

Teresa Chiocca Especialmente al Dr Pedro Rocha! Excelente Profesional y persona! Doctores Favaloro, Feuillade, Mangol, Olivera, Monte, Tello, Mansilla entre otros Profesionales dignos de reconocimiento.

Luis Maria Drago Doctor López , Álvarez, Feuillade, Alicia Zecca, y tantos que atendieron con verdadero esmero en el viejo y querido Hospital de Río Grande , también a innumerables enfermeras y enfermeros , en esa época , era preferible ir al Hospital que a cualquier otro lado ya que el material HUMANO era impresionante


Juan Carlos Estevez  lo tiene a Gustavo Marcolín. Se fue muy joven, pero la vivió como quiso. Seguro disfrutó su vida, y muchos seguimos caminando gracias a él.


Bellavilla Ruth Del Rosario, ahora en Ushuaia, lo menciona al Dr. José González.Mas que médico de nuestra flia. Liliana Mirta Fernandez Al Doctor Daminato. también  en Ushuaia.

Marcela Cristina Costa Mi amigo Jorge Mansilla. Un gran médico fueguino. A Juan Casal. A Llekander mis médicos de cabecera con mi hija Guada y Pepo Gonzalez, quien me salvó la vida y quiero muchísimo , y sciovini con mi hija Nazarena. A quien trajo a mis hermanos al mundo, el doctor Löfler....y el inolvidable profe Feullade.... ohhh... y Pedrito Rocha capó total cuando alguna de mis niñas se ha enfermado
  

Carmen Amelia Lepisto Doctor Márquez. Gran profesional y excelente ser humano.

Gustavo Rolando Coppola de Rìo Grande Humberto Novoa que obviamente no me atendìa a mi, pero si tiene que ver con el perìodo de crecimiento de los que nacidos fueron Victoria e Ignacio Coppola y la pediatra .... uhhh que laguna ... del Hospital de Rìo Grande .... Y un saludo al Joaquin KoKy Randon Salgado que de aquel casi bebè hoy es un Sr , Mèdico riograndense ..

Silvia Serravalle yo recuerdo a Raul Raush y a la pediatra Edith scaiola.- Tambien al director del hospital en 1977 Miguel Olmos, que dejó de ir al picnic del domingo para atenderme en el parto de Matias....

 Beatriz Rodríguez Al Dr.de la posta del frigorífico sin su ayuda ni mi madre ni yo habríamos sobrevivido. Dr. Barabino. Luci Gonzalez YO EL DOCTOR BARAVINO EL DOCTOR GUILIOT Y EL DOCTOR ESPONA EL DOCTOR BASANTA EL DOCTOR TRENTIN EL DOCTOR BIDOLEGUY

 El Farma Dominguez Muchos de los nombrados estan presentes en mis recuerdos, me permito agregar al Dr. Crispino y entre los jubilados a la Dra D'alessandro, Dr. Basanta y tantos otros buenos profesionales que marcaron el camino a seguir en Salud.

Cacho Pacheco seria larga la lista,si bien no los he necesitados con suma urgencia,pero recuerdo a Luraguis,Ferra,Feuillade,Pacheco,Segarra,Garcia Cambon,gran jugador de futbol,era dentista,Pablo Herrero medico y profesor,Berstein pediatra de mi hija,Dr. Neñez ginecologo de mi Sra,Dra. Marina Allem oncologa y Esposo Dr. Auzon.

Menendez Aldé Alejandra El matrimonio Olmos, Dra. Barsoti, dr. Sanchez, Bidolegui Giansanti, Pizarro, Correa Calderon, Molina de Marina, Garcia Cambon....
Los recuerdos de maternidad son emotivos:


Patricia Almonacid A la Dra. Pippo que me ayudó en mi fertilización asistida y a la dra. Smith que me cuida en esta etapa de mi vida. Y al Dr. Mancilla con el cual compartí algunas partidas de truco en su paso por la ciudad de La Plata... Al doctor Ciovini que cuida de mis niños. Pero además a todos los pediatras del Hospital Río Grande que siempre han cuidado de Nahuel que es un poquito flojo de salud!

Maria Guzmán El doc que me asistió en mis dos partos el primero de Pablo y el segundo de Manu Dr. Grimberg.

Elisa Beatriz Carossi Jose Rolando Olivera, nunca dilataba ni un milimetro hasta no escuchar su voz. Era magico. Con el me sentia cuidada para ayudar a traer mis bebas. y por supuesto mi chico Dayub siempre al lado.

Voy por la página tres en mi escrito, pero quedan 13 páginas más de testimonios, veremos como lo simplifico, destacando a los que aparecen sin decir quien aporta las distinciones.

La doctora Aguado Casal, oftalmóloga del HRRG. El doctor Edgardo Gonzales excelente persona y me ayudo a tener a mis cuatro hijos. y el doctor feuillades que te atendía tuvieras dinero o no para pagar la consulta. (Aporte de Eve Bontes) La doctora Luna.Pepo González y Bibi Del Giudice.Dr Ferrá (de una época con Pacheco y Luraguiz, las tres clínicas). El doctor de YPF Sánchez Rueda. La doctora Mangold. María Allen, oncóloga. Nelly Penazzo. Dr. Quagliano. Betty Petrochelli. Anita Averaturi. El doctor Balbi, un gran terapista. Viviana Barrera y Adriana Zófoli, pediatras. Los doctores Julio García, y Moreno en “cirujano mental”. Margarita Gayá. Dr Lernoud, Dr De Bello, Dr. Ulloa, Dra Nazarena Puig.  Dra Patricia Mollerach.

Y yo finalmente quiero agregar a la Doctora Dell Aguila, clínica que aun me sigue atendiendo, y a la doctora Roxana Pizzino, del cual soy su paciente fueguino más antiguo, hematóloga.

Se que hay otros médicos que no figuraron en esta lista, lo que no hace su función menos meritoria, sé que están los que han sido buenos para unos y no tanto para otros.


¡Se siguen dando turnos!


En la Foto: Olmos, Crispino, Loffler,  Rosas, y el doctor Szimzac, cirujano de Marina. 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Mingo!

En la visita a la casa de la Asociación Rural de Tierra del Fuego (Predio Oveja Negra), llamó mi atención – entre otras cosas – un pequeño retrato que colgaba en una de sus paredes. En verdad, allí había varios cuadros; todos ellos, de una u otra manera, remitían al pasado en blanco y negro de Río Grande ...

Muchas veces, durante una lectura sobre la vida de antiguos pobladores o pioneros, el lector suele formarse una imagen, acaso incierta, sobre cómo eran ellos físicamente, o sobre cómo eran sus rostros. Hoy en día, a falta de imágenes, “googlear” un nombre puede ayudar al caso y dar respuesta al interrogante, aunque esto no siempre resulta de la manera esperada.

El retrato frente al cual estaba parado aquel día, devolvía el rostro delgado de un hombre de ojos oscuros, cejas bien pronunciadas, tez blanca, frente despejada y cabello abundante pero muy corto, prolijo, entre negro y canoso. El corte me resultaba similar a los que hoy se utilizan, pero aquella fotografía había sido tomada antes de 1973. Su nariz, del tipo aguileño, y orejas algo salientes, completaban los rasgos físicos. Su expresión se advertía seria, a la vez que su mirada parecía transmitir calma, serenidad. En la imagen, el hombre lucía una camisa blanca, saco negro de solapas en perfecta caída sobre sus hombros y un distinguido moño oscuro con pintas blancas.

Debajo de la fotografía, una pequeña placa rectangular en bronce adherida al marco de madera revelaba la identidad de aquel antiguo poblador fueguino: “Dr. Joaquín Goytisolo. 1893 –1973. Primer Médico Rural”.

Y precisamente, los pasajes sobre la vida de este médico en Río Grande que había leído un tiempo atrás, por un momento parecieron deshacerse e inmediatamente cobrar un nuevo significado al asociarlos con la imagen de su persona que ahora tenía frente a mis ojos.

El antiguo poblador Aníbal H. Allen, que naciera en Ayacucho (Bs. As.) el 1º de diciembre de 1915, y que llegara a Río Grande en 1939, escribió un artículo que llevó como título “Don Joaquín Goytisolo (un homenaje postergado)”. Dicho escrito fue publicado en el libro “A hacha, cuña y golpe. Recuerdos de pobladores de Río Grande”, y su texto es el siguiente:

“Cuando en las postrimerías del siglo pasado, José Menéndez adquirió las tierras que fueran de Jukio Popper, fundando en la margen sur del Río Grande, su establecimiento ganadero al que denominó “La Primera Argentina”, sin saberlo, colocó los basamentos para la ciudad que con el correr del tiempo, se llamó Río Grande y fue conceptuada como la capital económica del Territorio.

Pero para llegar a esto, pasaron muchos años de esfuerzos y trabajos, los pioneros debieron luchar contra toda clase de inconvenientes y postergaciones, el clima no fue menos severo, las temperaturas descendían con creces los veinte grados bajo cero, violentos deshielos acompañados de vientos huracanados, parecían empeñados en poner a prueba el temple de los colonizadores y la fortaleza de su salud.

CONTINÚA EN EL SIGUIENTE COMENTARIO

Anónimo dijo...

VIENE DEL COMENTARIO ANTERIOR

Era la época en que la única asistencia médica con que se contaba en la zona la ofrecían los transportes nacionales, cuando llegaban a puerto. Los memoriosos de la localidad, aún recuerdan que las familias concurrían al muelle, en busca de esperanza y salud, siendo atendidos por el facultativo de abordo.

En 1915, al obtener Don José Menéndez, la autorización para construir un frigorífico y un puente sobre el Río Grande, cambió la situación, de por sí tan difícil para la pequeña comunidad, ya formada en las inmediaciones del muelle y la Estancia Primera Argentina al aparo de la fuente de trabajo que dicho establecimiento ofrecía. La planta industrial llega a faenar 300.000 animales lanares, aumenta la cantidad de personal, lo mismo ocurre con la población, haciendo más latente el problema sanitario, aún se carece de un médico permanente. Los que se decidieron a probar suerte abandonaron el territorio por distintos motivos, tras breves lapsos de ejercicio de su profesión. Más que un médico hay que ser apóstol, para aguantar clima, necesidades y frustraciones.

La subdivisión de tierras en 1927, trajo al Territorio al Dr. Don Joaquín Goytisolo, vino a dedicarse a la ganadería y funda la Estancia Tepi (*), de su propiedad.

Don Alejandro Menéndez, que conoce la actuación del Doctor Goytisolo en el Hospital Español de la Capital Federal, le ofrece en nombre de la Compañía Frigorífica Argentina, la dirección de un hospital a construirse en la planta industrial de dicha empresa. El Doctor acepta y en 1928 se inaugura el primer hospital de Río Grande. De ahí en más la figura de este caballero de la medicina comienza la difícil tarea de atender la dilatada jurisdicción que comprende toda la zona norte de la Isla Grande, carente de caminos y comunicaciones.

Con el paso del tiempo y durante casi una década, se hace legendaria su figura señera transitando en caballo, en carreta o a pie todos los ámbitos de la misma. Muchas veces arriesgó su vida al cruzar a nado con su caballo, los ríos convertidos sen torrentes por los deshielos y las lluvias, pero siempre llegó a sus pacientes, con su ciencia, su afabilidad y sentido del humor. Por su gestión, los pobres y los aborígenes tienen asegurada su asistencia gratuita juntamente con los medicamentos, a medida que éstos llegaban a Tierra del Fuego.

Pionero por antonomasia, siempre halló tiempo para su familia y atender su ganadería, sin descuidar su humanitaria tarea de ayudar a traer niños al mundo y salvar vidas humanas” (Bou, Maria Luisa, Repetto, Élida: “A hacha cuña y golpe. Recuerdos de pobladores de Río Grande”, Talleres Graficos Recali S.A., Argentina,1995).

Otra antigua pobladora - Dominga Stanic -, en su entrevista publicada en el mismo libro, también recordaba al Dr. Goytisolo, entre otros: “En esos tiempos – refiere Dominga – estaba el doctor Goytizolo (**) en el frigorífico. Después me acuerdo del doctor Zerpa, del doctor Guillot, pero ya ellos eran de la década del ´40. Más bien en el pueblo no hubo médico durante mucho tiempo. Éramos muy sanos (ríe)”.

(*) Esta estancia se encuentra en la ruta camino al Cabo San Pablo.
(**) Aquí el apellido aparece escrito con “z”.

Un saludo Mingo!
Hernán (Bs. As.).-