EVOCACIONES*Mayo 3 de 1885. Un matrimonio frustra una experiencia misionera en Ushuaia.

Se trata del casamiento de  Tomás Armstrong con la señorita Martín, que se encontraba con la familia Lawrence para colaborar con la crianza de sus hijos.

Había llegado el 4 de febrero de 1884 con el compromiso de mantenerse soltero por dos años. Era un hombre de 1,83 de estatura, al decir de Lucas Bridges, y de brazos fuertes. “Con su llegada la vida en Ushuaia, cambió para mal nuestro”, dirá en El último confín de la tierra.

Tenía un buen trato con los niños y se adentraba en el conocimiento del idioma yagán.

La señorita Martín habría participado en tareas de costura en la escuela de los indiecitos y de allí se habría profundizado la relación con el maestro.

La boda debe haber sido la primera  celebrada en Ushuaia entre blancos y a la misma concurrieron  el prefecto Virasoro y Calvo y el gobernador Paz, entre otros.

Esta boda, que representaba un cambio en la relación contractual ente el maestro y la congregación anglicana condicionaría el alejamiento de la pareja.

Junto a esta primicia romántica en Ushuaia  aparecerán en el mismo tiempo, uniones entre  indias y prefecturianos.