Lecturas de LA PRENSA.38: Noticias varias. Navegación en el sur.

1900. Diciembre 9.

Los señores agentes de la compañía Hamburgo Sud América nos han manifestado ayer que el Presidente de la República y el Ministerio de Agricultura y Ganadería han aceptado la propuesta pro ellos presentada para el establecimiento de una línea de vapores a la costa sur, y de la que dimos noticia en nuestro número de ayer.
Según dicha propuesta la Hamburgo Sud-América establecerá ese servicio con vapores de bandera argentina, sin más privilegio ni subvención y la seguridad de que el Poder Ejecutivo no concederá ninguna subvención a otra empresa que intente hacer la misma navegación.

1900 Diciembre 13. Noticias varias. Navegación en la costa sur.

Los señores A.M.Delfino y Hnos, en representación de la compañía Hamburgo Sud-Americana han presentado ayer un escrito al Ministerio de Agricultura, en el cual confirman la proposición que hicieron verbalmente al Ministerio de Agricultura, para establecer una línea de navegación a los puertos del Sur, con vapores de bandera nacional, y sin exigir subvenciones ni concesión de ninguna especie del gobierno.
Solo piden, en cambio, que mientras dicha compañía mantenga el servicio regular de sus vaopres, el gobierno no conceda ninguna subvención a favor de otros vapores que quisieran establecerse en el mismo tráfico.

1900. Diciembre 14. La propuesta de navegación en el Sur.

Los ministros de Marina y Agricultura celebraron ayer una conferencia con el propósito de cambiar ideas respecto a la navegación a los puertos del sur de la república.
Se encontró presente en la entrevista el representante de la compañía “Hamburgo Sud-América”, que ha presentado la propuesta para establecer un servicio de este orden.
Se trató también en la conferencia de un punto relacionado con los territorios patagónicos, pero no se resolvió nada al respecto

1900. Diciembre 16. Noticias varias. La navegación en el Sur.

El Ministro de Agricultura dirigió ayer una nota a los representantes de la compañía de navegación “Hamburgo Sud-América”, en la cual les manifiesta que se ha impuesto con satisfacción de la propuesta que presentaron para establecer un servicio a los puertos del Sur y que el PE accede al pedido que hicieron, de que no se concediese subvenciones a las empresas que en lo futuro hagan esa carrera.

Observaciones del Mensajero.

Puede apreciarse el interés informativo centrado en la prosperidad de esta oferta, teniendo en cuenta la secuencia noticiosa que se va dando casi día a día.

El desarrollo de la navegación al sur se daba en medio de una serie de circunstancias que debemos tener en cuenta.

1. La tensión limítrofe con Chile había embarcado al país en una carrera armamentista centrada más en el aprovisionamiento de embarcaciones artilladas, que de transporte.
2. Chile tenía a la vez un servicio privado de vapores que concentraba en tráfico hacia Europa desde el Pacífico.
3. Punta Arenas había visto nacer una flota propia que daba servicios de cabotaje en el litoral patagónico argentino. Sobre esa circunstancia acompañamos un fragmento del escrito de Teodoro Caillet-Bois dado en 1943, sobre la potencialidad de este servicio para el tiempo que recordamos:

Hasta fines del siglo pasado el tráfico de Punta Arenas se realizaba por veleros y se destacaba en él don José Nogueira, propietario de toda una flota de goletas de cien a cuatrocientas toneladas, ocupadas en lobear, comerciar con los indios y sobre todo en traer ovejas desde las Malvinas.
Si se tiene en cuenta que entonces no habia faros, balizas ni cartas, cabe imaginar lo que sería la navegación a vela en esa latitud tempestuosa: el Señor Armando Braun Menéndez nos ha dado en su "Pequeña Historia Magallánica" un colorido relato de las bordadas y tumbos de la aventurera "Rippling Wave", que condensa la historia de Punta Arenas entre 1869 y 1906, año de su jubilacion en la playa de Cabo Negro, estancia de la Sra Sara Braun de Nogueira.
EI arreglo de la cuestión de Iímites en 1881 señaló el comienzo de la era ganadera para Patagonia y Tierra del Fuego. Los pastores se extendieron por la Pampa
como mancha de aceite y a los diez años, hacia 1892, se necesitaba algo mas que la slentas goletas a capricho del viento para el constante acarreo de planteles y de mercaderías a las nacientes estancias del Estrecho, de San Sebastián, Coy, Gallegos y Santa Cruz.


Don José Menéndez, poseedor ya de varios establecimientos ganaderos, abordó el problema con la característica sagacidad, adquiriendo ese año al Amadeo (foto). primer vapor que se matriculó en Punta Arenas. Sin ser marino, tenia por fuerza sentido náutico, como todos en punta Arenas, por contacto con la gente de mar, y por el trato con los marinos de guerra, chilenos y argentinos, para quienes su casa estaba siempre abierta y constituía un oasis entre las penurias del destierro austral.
El hecho es que el Amadeo. de 260 toneladas de registro bruto, o sea unas 350 de porte, fué barquichuelo robusto y marinero, con buenas plumas de carga, parecido en dimensiones al Azopardo de nuestra armada: su arribo a Punta Arenas el 18 de setiembre de 1892 - día de fiesta patria - constituyó para Punta Arenas todo un acontecimiento. Prestó excelente servicio durante cuarenta años y sólo en 1932 pasó a situación de retiro, con todos los honores: puesto en seco sobre la playa de SanGregorio -la primera estancia austral de importancia.

Don José Menéndez fué así el pionero de la navegacion mercante a vapor en el Estrecho y en los años siguientes de gran prosperidad para Punta Arenas, uno de los principales armadores,. pues una a una se incorporaron a su flota de vapores numerosas unidades, a saber: el Alfonso y el Alejandro, de 180 y 380 toneladas para el servicio de las estancias fueguinas (Río Grande).

El Antártico y el Austral, de 400, el Apolo, de 750. y el Arturo, para la costa patagónica (Gallegos.Santa Cruz y Comodoro Rivadavia).