Parece mentira!

Parece mentira qué días atrás protagonizara con la Presidente en el Luna Park un encuentro con la juventud peronista, donde esa imagen de siempre, mordiéndose los labios aparecía junto a una proyección de un Juan Salvo que tenía su rostro.

Juan Salvo, el héroe de El Eternauta.

El que recorrió Buenos Aires atacada por una nieve mortal, en que sacó recursos de la nada para salvar a los suyos.

El Eternauta, obra que es hija de un desaparecido.

Néstor Kirchner que tuvo un sobrenombre de historieta –Lupìn- que fue perdiendo con el tiempo.

Extraviando la mirada encontró un camino que por años nos viene dando más tranquilidad a las mayorías argentinas, después de marcadas zozobras.

Es que todas las fantasías, todos los sueños que pasaban por él ahora deben encausarse en una realidad de silencios.

Parece mentira, pero es verdad, es la muerte.., tan cierta como la vida.

Y nadie construye una tumba más grande que su casa.

El que salió de este sur, se fue a hacerse de todas partes.

Su casa fue este país, esta angustiada pero a la vez esperanzada Argentina.

Una casa más grande, más nuestra.

Y ahora lo tenemos en un viaje de regreso.