La fueguina más antigua


Al conmemorarse 115 años de la fundación de Porvenir, saludamos en Kela a esa comunidad donde tenemos sembrados afectos e intereses por el patrimonio fueguino.

Kela es el nombre que le dieron, previo concurso, los niños de la vecina localidad; generando una situación afectiva en torno esta habitante del Museo Fernando Cordero Rusque, que encerrada en las sombras solo logra la mirada de algunos curiosos cuando estos los demandan, entonces aparecen en medio de una luminosidad especial que no altera su estado de conservación.

Fue encontrada. Inesperadamente en una excavación sita en la isla Tres Mogotes, en el Seno del Almirantazgo, y de los estudios pertinentes se supo que podría ser de etnia selknam, pueblo que por otra parte no tenía hábitos funerarios de conservar los cadáveres.

Lo de Kela fue una cuestión de casualidad, eso de ser momia, donde se sumaron situaciones ambiéntales y vaya a saberse que otra cosa.

Ahora está a ahí, llamando desde su silencio a los porvenireños que crecieron, con ancestros predominantemente croatas y chilotes, y sin muchos indios en su entorno por que los mismos fueron deportados en la primera hora de la colonización.

Y nos dice en su grito silencioso: ¡sólo lo que nosotros podemos escuchar!