LA 24: Una casa en orden.


El día 23 de abril de 1974, cuando la radio estaba por cumplir su primer año de vida, el director Sánchez creyó conveniente instruir al personal sobre sus obligaciones.

La primera de ellas, teniendo por fin lograr una mejor prestación del servicio, era cumplir con la jornada de trabajo, que siendo de 36 o 46 horas semanales de duración debía cumplirse sin fraccionarse, no pudiendo hacérselo salvo razones debidamente justificadas.
Y también se recordaba que el personal tenía el derecho a disponer de 30 minutos para alimentarse dentro del horario habitual, plazo que se cumpliría de 45 minutos cuando debía cenar o almorzar. “Pero dicho beneficio no podrá ser usufructuado al dar comienzo o finalizar la jornada de trabajo. Para mejor control cada agente debería informar a la dirección el horario a que se ajustaría, para gozar de dicho beneficio”.
Por ello ningún agente podría hacer abandono de sus tareas y retirarse de la emisora sin previa autorización de la dirección.
El agente que por razones de salud no podía cumplir con sus tareas estaba obligado a comunicar dicha novedad en el día, a las oficinas. Y si esto no fuera posible debería justificarse debidamente.
En una circular dada el 23 de abril se indicaba que “El personal al ingresar a la emisora para desarrollar sus jornadas de trabajo deberá abocarse de inmediato a sus tareas y en su lugar de trabajo habitual, evitando reuniones informales en otra oficina y movimientos innecesarios no motivados por razones de trabajo. Muy especialmente se recomienda a los señores operadores, y en mérito al carácter crítico de su tarea en Control, mantener en perfecto orden y aseo dicha zona como así también evitar la permanencia de personal ajeno a esas funciones salvo razones de servicio.
El agente que para su comodidad tome el refrigerio en la emisora, lo hará en la cocina y zona de servicio en planta baja, observando elementales normas de discreción.

Diciéndose finalmente que “Toda persona ajena a la emisora y que deseare comunicarse con algún agente de la misma, será atendida exclusivamente en el vestíbulo de entrada. Será responsable de la inobservancia de esta norma el empleado requerido”.
Para ese abril recordamos algunos programas:

INTA TRABAJA PARA LA LIBERACION.
UNA LUZ EN EL CAMINO con el pastor Enrique Cahij.
UNA CITA CON EL TANGO, de 8.30 a 9.00.
De 9.15 a 9.30 después de los mensajes AMERICA, HOMBRE Y PAISAJE.
A partir de las 9.30 PARA ESCUCHR Y ARMAR.
Irradiándose en distintos horarios programas de servicios internacionales de SUECIA, FRANCIA, BELGICA, HOLANDA, ALEMANIA, INGLATERRA Y ESTADOS UNIDOS.
El consumo de gas en estudios en el primer bimestre de aquel año fue de 620 metros cúbicos, por los que Buenos Aires debía pagar $ 76.80.