TRÍPTICA NACIONAL.LETRAS.22. Como hacer para que nos traduzcan en inglés.

Aunque el mundo editorial es uno de los sectores de la industria cultural más grandes y rentables, la literatura de ficción y la poesía traducida de otros idiomas que no sean el inglés no puede existir sin subvenciones en lo que se ha convertido en un entorno globalizado, altamente competitivo y comercial. Esto explica brevemente las iniciativas que existen en el sector público europeo para promover la traducción y la publicación de literatura y qué otras barreras se levantan contra las obras de ficción traducidas, en especial en el Reino Unido. Después plantea el ejemplo de la publicación de obras españolas en EEUU, la nueva tendencia por la cual las editoriales estadounidenses publican simultáneamente los títulos en inglés y en español, en lugar de importar títulos en castellano de una empresa editorial española, lo cual establece un vínculo con la tecnología de libros electrónicos y publicación en línea. En un futuro mundo editorial electrónico, las empresas editoriales locales podrán ofrecer también libros en distintos idiomas en línea, sin necesidad de vender los derechos electrónicos a editoriales extranjeras.



El sector editorial es un sector muy comercial, pero la literatura es también una forma de arte; la literatura puede proporcionar a los lectores una comprensión extraordinaria del pasado y el presente de la cultura, además de ayudarles a reconocer preocupaciones comunes y un patrimonio compartido, promoviendo así el entendimiento intercultural.
La literatura de ficción y la poesía traducidas no pueden existir sin subvenciones en lo que se ha convertido en un entorno global altamente competitivo y comercial. Esto se aplica en especial a la traducción de obras literarias escritas en idiomas que no sean los hablados mayoritariamente, fuera de la corriente dominante anglo-americana.
El Reino Unido y EEUU son los mercados más interesantes pero también en los que resulta más difícil conseguir que una obra sea traducida, al dominar como lo hacen la lingua franca del mundo contemporáneo. Entre 300 y 500 millones de personas en todo el mundo hablan inglés como lengua materna y se calcula que 1.000 millones lo hablan como segundo idioma. Según una reciente estimación, 1.900 millones de personas, casi un tercio de la población mundial, tienen un nivel básico de inglés. Por lo tanto, la traducción al inglés es importante como puerta de entrada a la traducción a otros idiomas, puesto que muchos editores de todo el mundo pueden leer el libro en inglés y decidir si lo traducen a su propio idioma.
Cada año, se publican en el Reino Unido 11.500 libros de ficción. Sin embargo, las estadísticas de la Publishers’ Association no incluyen datos sobre libros traducidos. Los únicos datos disponibles son cifras de 2004 que indican que alrededor de un 1,8% de las obras de ficción publicadas en el Reino Unido habían sido traducidas. Comparada con el volumen de traducciones de otros países europeos –12,4% en Alemania, 24% en España y 15% en Francia –, la cifra del Reino Unido parece muy pequeña.
A pesar de que al menos el 60% de las traducciones de cualquier país proceden del inglés, el hecho de que el 40% restante sea una traducción de otros idiomas implica un origen más saludable, amplio y de origen más diverso que el 1,8% de traducciones totales al inglés (fuentes: Börsenverein des Deutschen Buchhandels / Ministerio de Cultura de España / French Institute London, Alexandra Buchler Report – Making Literature Travel).
Los lectores de lengua inglesa crecen leyendo exclusivamente publicaciones en inglés; los lectores del resto del mundo siempre han crecido leyendo traducciones.
La situación en EEUU es parecida: en la edición del 23 de abril de 2006 del New York Times, un artículo de Dinitia Smith titulado “PEN World Voices: The New York Festival of International Literatura” revelaba un hecho nada sorprendente pero lamentable: “Andrew Grabois, director de la empresa R.R. Bowker, que monitorea las cifras del sector editorial, indicó esta semana que de los 185.000 libros publicados en EEUU en inglés en 2004, sólo 874 eran libros de literatura adulta traducidos”.
La traducción constituye un coste añadido en el proceso de publicación de un libro. La mayoría de los países europeos llevan a cabo programas para promocionar su literatura nacional en el extranjero y fomentar su traducción, y apoyan además a sus propias empresas editoriales para que ofrezcan literatura internacional a sus lectores locales. Las organizaciones que ofrecen subvenciones, y que son mencionadas más abajo, tienen como fin el promover la literatura propia de un país en el extranjero, aumentando el conocimiento internacional de la cultura de ese país. Estas subvenciones tienen también una finalidad económica pues ayudan al comercio y a la industria editorial del país.
El Ministerio de Cultura español ofrece ayuda a los editores para financiar el coste de las  traducciones de literatura o de obras científicas escritas por autores españoles en cualquiera de las lenguas oficiales de España. Los beneficiarios pueden ser tanto editores españoles como extranjeros. En Francia, el departamento de literatura del Ministerio de Relaciones Exteriores lanzó en 1993 un programa que ofrecía financiación directa a editoriales para ayudar en los costes de promoción o traducción vía el Bureau du Livre (que forma parte de la Embajada Francesa) en Londres. Esta ayuda puede complementar las subvenciones proporcionadas por el Centre National du Livre. Por su parte, la Foundation for the Production and Translation of Dutch Literature existe para promover los intereses de la literatura en lengua holandesa en el extranjero; y la lista continúa… Los beneficiarios de estas ayudas son editores extranjeros: algunos países subvencionan hasta el 70% de los costes de traducción.

Al ser el inglés el idioma en el que resulta más difícil ser traducido y publicado, hay muchas iniciativas de otros países europeos hechas a medida para las editoriales y los agentes literarios del Reino Unido, y que les informan con regularidad sobre nuevos libros y reseñas publicados en esos países. Entre los periódicos y revistas especiales destinados a los editores del Reino Unido para mantenerlos informados está el New Books in German (que se publica desde 1996), una revista semestral dirigida principalmente a los atareados editores británicos y norteamericanos a los que les gustaría publicar más traducciones y que aprecian una ayuda independiente a la hora de encontrar los títulos más apropiados entre los miles que se publican al año en Alemania.