CONVERSACIONES CON RAMÓN GARCÍA.7. “-Yo ya me considero más argentino que español”.

Recuerdo que cuando encaramos esta serie dominical de rescate de quien fue Ramón García Abal, estábamos apesadumbrados con su muerte, tan reciente.

Pero el trabajo de armonizar sus recuerdos nos han llevado a otros planos de su vida, a momentos inquietantes algunos, otros plenos de optimismo, como cuando planificó volver por fin a España.



-Y ahora estamos recordando todas estas cosas, que supongo que las va a seguir recordando por unos días, porque usted se va de Río Grande.
-Mañana. Si Dios quiere.
-A ver, cuénteme que va a hacer.
-¿Qué voy a hacer? Primero vamos pa’ Buenos Aires.
-¿Qué va a andar haciendo por ahí en Buenos Aires?
-Primero por migraciones, eso va a ser primero, sacar Certificado de ingreso al país, no para mí, para mi señora, yo ya lo tengo. Tiene que sacar la cédula de la Policía Federal, yo ya la tengo.
-Ah, usted parece que está más al día.
-No, yo ya tengo la cédula federal, ya.
-Si, si,… ¿Y? ¿Y después?
-Una vez tenida la cédula hay que solicitar el permiso pa’ salir del país.
-¿Es más complicado que…?
-Si no tienes la cédula esa no te pueden dar…Porque no podes salir si no vas con permiso, sino cuando vienen de vuelta no te dejan entrar, ese es el asunto.
-Ah, entonces quiere volver.
-Ah, como no voy a volver ché.
-¿Y después como va a hacer el viaje a España?
-¿Cómo va a ser? No lo se todavía. Tenemos el pasaje pal 16. De acá de Buenos Aires a Madrid. Según tengo entendido en Madrid tenemos que agarrar un avión más chico a Santiago de Compostela y allá la familia nos espera.
-¿Y usted estuvo, conoce Santiago de Compostela?
-Algo…
-¿De qué pueblo son?
-De la provincia de Coruña.
-De la Coruña, y de donde: ¿De Pontevedra?
-No, de la Coruña. Nosotros somos de Pontevedra. Pero como allá todas las provincias son una al lado de la otra, yo no se si toda Galicia será más grande que Tierra del Fuego, no se cuanto tiene de…
-Habrá que medirlo. Y todo lo que ha andado usted en camión ¿No? Si se hubiera ido en línea recta ya hubiera llegado a España cuantas veces.
-Y, fácil. Mira si me ven los gallegos llegar allá.
-Ahora, sinceramente Ramón, son 35 años en Tierra del Fuego, 35 años en Argentina, sin volver a Galicia. En más de una oportunidad usted debe haber planificado volver ¿No?
-Siempre tuve ganas de volver, pero…
-Pero debe haber habido algún momento en el cual usted pensó: “Debo volver”. Pero…debo volver para siempre a España ¿No?
-No, no, para siempre nunca pensé, no. Siempre pensé darme una vuelta, pero volver…
-Usted ya está comprometido acá.
-No, no, lo que yo tengo lo tengo acá. Allá no tengo nada.
-Además creo que tiene al yerno, ¿No?
-Eh…no solamente al yerno. ¿Y todos estos chicos, todos estos nietos?
-Si, ya es como diez veces abuelo.
-Mira como están mimados por abuelo, mira aquel.
-Además son todos argentinos
-Todos argentinos, yo ya me considero más argentino que español también.
-Ahora cuénteme, ahora que no está escuchando, que no está mirando doña Carmen que es su esposa: ¿Es cierto que este va a ser un viaje de Luna de Miel también?
-Bueno…de tantas veces que lo hemos hecho, una más o una menos…
-Pero también que a todo esto ya están por cumplir 40 años de casados, ¿No?
-Para el 6 de diciembre ché. Cumplimos 40 años de casados.
C-¿Qué se quiere divorciar ahora este también? (la que habló es la esposa)
-Si se va a divorciar, por favor espere a cumplir los 40 años.
-Cómo me voy a divorciar, si cada día está más linda.
-¿Pero son todas lindas así las gallegas o usted se escapó con la mejor?
-Todas lindas, no ché, hay que saber elegir.
-Bueno Ramón, nos vamos a guardar este recuerdo que hicimos con usted, acá de despedida brindando porque se van.
-Si, brindando, pero que voy a brindar si no tengo más. ¡Qué voy a brindar si tengo el vaso vacío!
-Me imagino que cuando venga.
-¿No saldrá esto de acá, no?
-…que cuando venga, ¿Qué puede traer de por allá? ¿Manzanilla, que es lo que toman allá? ¿Qué toman allá en Galicia?
-No se ahora, antes tomaban vino puro. Yo me imagino Mingo, que ahora no voy a conocer nada de allá.
-Y, lógico. Allá debe haber hasta…hasta motoneta debe haber.
-Hay de todo hombre…
-Debe haber toro a pila…
-La plaza de toro debe tener tablero electrónico.
-Yo siempre estuve buscando darme una vuelta, pero quedar allá, no. Por mucho que lo pintan que se vive mejor allá, no.
-Pero ya, aunque no lo crea, debe estar acostumbrado. Además el mundo debe haber cambiado tanto allá…Además que mucha gente que por ahí estaba, ahora no esta más, entonces ya las cosas no son las mismas.
-Y, estarán bien, pero yo acá estoy bien también, asi que…
-Que lo vengan a ver a usted…
-Eso. ¿No es cierto Carmen? ¿Eh?
-Además Carmen va a estar muchos días sin cocinar, salvo que lleve algunas recetas de acá.
-Llevo el mate.
-Yo podía haber ido antes Mingo, pero…Yo sin ella no voy a ninguna parte, viste, yo sin ella no voy a ninguna parte. Ella, mientras que vivió el abuelo no, no se lo podía…
-¿Usted es tan matero como ella?
-No, yo no soy tan matero como ella. Ella toma mate con su sobrina, y por eso la llevo con ella. Voy a comprar como 30 kilos de yerba pa’ llevar.
-¿Pero cuánto tiempo va a estar?
-Ah, no sé, si no nos echan…
-Si, porque por ahí va a salir que se incrementaron las importaciones argentinas por la yerba que se llevaron ustedes, la balanza comercial…
-Mira, nosotros, si todo sale bien, pal 20 de setiembre estamos de vuelta.
-Ya vienen para la primavera.
-¡Hay que sembrar la quinta Mingo! Me extraña…Hay que sembrar lechuga fresca.


Las fotos que publicamos. Su cuñada Maruca -Teodomira- trabajando un día de campo, mientras Ramón controla. El nuevo camión transportando fardos de forraje. Su hijos: Carmen y Juan Ramón, posando junto al colectivo de Aerolineas que conducía el vecino: Benedicto García. Al fondo el taller garaje del suegro Casimiro Torres.