Así, con Luís Capomasi.



Faltaban tres horas para comenzar mis vacaciones cuando comencé este viaje.
Fue el de entrevistar a quien venía de recorrer Patagonia y sur de la Tierra del Fuego, y caminaba otra vez las calles de Río Grande, lugar donde había paseado su juventud hace 43 años.

Luís Capomasi es un hombre de radio, un docente, un empresario, un político, un muchas cosas.

Pero cuando estuvo entre nosotros era el grandote aquel que pese a tener 18 años estaba comenzando el primer año del secundario en el único colegio del pueblo.

Como le contó a nuestra audiencia en LRA 24 cumplía su primer destino como cabo de comunicaciones en la Armada, y con ello llegó a la Base Aeronaval. En meteorología había un estudiante de psicología que cumplía con el servicio después de la prórroga, simpatizaron, le dijo si quería exponerse a un test, y la prueba indicó que el estaba para otras cosas. Pero el camino era largo, y por eso no se demoró en nada.

No era raro que un adulto se mezclara con los adolescentes de entonces para hacer su aprendizaje de enseñanza media, era buscar recuperar el tiempo perdido; lo que si era raro que fuera un militar, y se contaban con los dedos de la mano.

Luís se hizo de amigos entre sus compañeros, que eran bastante más chicos, y otros que presumíamos de grandulones aunque éramos menores que él.

Cuando se dio la oportunidad de formar un Centro de Estudiante -1970- él fue nuestro presidente. ¡Qué experiencia un centro así en esos días!

Luís no pudo cumplir todas sus metas. En 1971 vino otro destino y navegó un buen tiempo un un buque hidrográfico; cuando salió de la Marina de Guerra completó aprendizaje, y se sumergió en el mundo del trabajo: estuvo ligado al mundo discográfico.., y ahora el del juguete.

Volvió a Parque de los Patricios y se considera “quemero”, padece una a una las campañas de Huracán; disfruta de su devoción por las motos y en una scooter Honda vive el andar de aquí para allá.

En su familia está Liliana Noemí Ronutti, que lo acompañó en la reciente experiencia y que sobre nuestro diálogo radial que fue poniendo los click de la fotografía. Hay dos hijos y un nieto.

El marketing aflora en él como una disciplina superadora, es docente en la esfera privada, entre ellos la UCES.

Nos habíamos encontrado en La Plata, hace un par de años. Yo andaba ya limitado en mi movilidad pero él me fue a ver en sus dos ruedas, un día en que Moyano había ordenado paro general y el puso así eludir las barricadas por la autopista.

Recuerda que en Río Grande tuvo una Zanella 30 que era estupenda para venir de la Base al pueblo, porque tenía viento a favor, pero que era imposible de usar de regreso por la que debía llevarla en la camada de algún vehículo al que hacía dedo, con moto y todo.

Estos días Domingo Grao y señora fue su anfitrión. Recorrió Río Grande luego para ver lugares de entonces, pero casi todo ha cambiado, felizmente ha cambiado.


Partió para Punta Arenas, se lleva… ¡las ganas de vivir!

1 comentario:

Luis A. Capomasi dijo...

Te abrazo Mingo, y desde ya mi eterno agradecimiento para con tu actitud de invitarme a compartir ese tiempo en LRA24 Radio Nacional Río Grande, Tierra del Fuego...