Río Grande hace un siglo 1


1914 es recordado como el año de la Gran Guerra, la que con el tiempo será conocida como la Primera Guerra Mundial.

Esa situación impedirá la concreción de una una expedición antopológica  austríaca que contaba con presupuesto, estas circunstancias derivarían en el tiempo –ya con clima de postguerra- en la presencia de científicos de fuste de ese origen, como Martín Gusinde, sin tantos respaldos.

En Ushuaia el vapor Primero de Mayo es artillado y sigue como buque de estación en la gobernación.

El mundo de contacto entre los nuevos y viejos fueguinos deja sus evidencias. Durante lo que se podría llamar el ciclo lectivo en la escuela de Río Fuego, que durará cuatro meses, es la alfabetización que encara el salesiano Juan Zennone.

Pero no todo es tan cordial. Todavía la curiosidad científica comete sus latrocinios. Como cuando en Punta Arenas un cienfíco de la Universidad de Basilea compra un esqueleto alacaluf.

La visita más notable del año será la de Paul Groussac, el intelectual francés afincado en Argentina, tendrá un encuentro con Simón Radowitzky , preso por la muerte del jefe de policía Ramón Falcón, experiencia que se volcará en la prensa de entonces.

Los salesianos ven fracasar su empresa mesionera, ha mermado enormemente el número de nativos a redimir y civilizar, y por otra parte son grandes las deudas contraídas por la institución. Y así se plantea la necesidad de vender las tierras de La Candelaria.

Primero se interesa a Mauricio Braun, sus vecinos del norte, los que hacen un adelante pecuaniario. Pero otros actores de la concregación negocian con José Menéndez.

Mientras priman entre otros –como el caso de Monseñor Sallaverry- la posible venta a Francisco Campos.
  
La medida no es aceptada por el conjunto de los coadjutores que habían efectuado de palos blancos en la primera hora misionera, cuando la congregación que no estaba autorizada en el país no podía tener bienes a su nombre.



El más firme opositor a una mala venta será Maggiorino Bogatello, que a la postre volverá a la dirección del establecimiento, hombre que por 1895 había dinamizado las protestas por la represión ganadera, matadores de indios, y el célebre precio de una libra por una oreja. Pero los Menéndez tenían una carta definitoria, albergaban como trabajador a Juan Ferrando, el antiguo baqueano de Fagnano, que había abandonado la concregación para formar pareja con la alacalufe Leticia Esperanza, en una situación que resultó escandalosa. Primero puestero en Leticia, campos de Bilbao –socio de los Menéndez- después será jardinero en la estancia que se levantará sobre los campos que había sido suyo. Porque el no tendrá reparo en cambiar su autorización por las dispensas para que –pese a sus hábitos- pudiera contraer matrimonio.

Zennone presenta un censo indígena, pero no incluye ninguna petición de tierras para ellos.

Cuando el 29 de enero en Punta Arenas se firme el  contrato de venta de las tierras de La Candelaria (b-3-se iniciará la demanda de los Braun. Con todo esto el 5 de marzo se dará al enagenación que dará luego vida a la estancia Segunda Argentina.

En tanto que por entonces llega a Río Grande y como nueva directora la hermana Antonieta Tapparello, que terminará sus días en este lugar y cuyos restos hoy descansan en la capilla María Auxiliadora de nuestra ciudad.

Simón Radowitzky será el durante el año el fueguino más famoso, más cuando Salvadora Onrubia , esposa del director de Crítica, publique una nota elogiándolo.