LRA 24. “Es muy importante la función de la radio, porque aparte de transmitir cultura ha significado un gran progreso para Río Grande”.

Cuando para principios de 1975 se pensaba en irradiar desde LRA 24 un programa destinado a la población malvinense, un programa bilingüe castellano-inglés se pensaba que era indispensable hacerlo con una emisora de onda corta. Por ello el director Jorge De Amuchategui, solicitó información al jefe de planta Rodolfo Canalis sobre si allí existía un transmisor de esa naturaleza  “indicando al mismo tiempo la más apropiada manera para llegar con claridad a las Islas Malvinas”, y si “considera necesaria la provisión de algún cristal para una nueva frecuencia”. Demás está decir que el tema se resolvería con nuestra simple transmisión  de Onda Media que con sus 25 kv tiene cobertura sobre el archipiélago.
Aunque se insistiría de futuro ante el Distrito 24 sobre la provisión de un equipo de 1 Kv destinado  a tal fin en transmisión de Onda Corta.
Para tomamos conocimiento sobre la existencia de personal contratado para el Programa Deportivo, un tiempo de auge para la gente de Deportes en el 640, en que se quería saber si los mismos necesitaban una habilitación del COMFER, Comité Federal de Radiodifusión.
La pregunta se extendía al resto del personal (redactores, operadores y/o auxiliares) que realizan programas históricos y/o culturales deben contar con la autorización del mismo comité.
Por el momento llegaban los formularios para los locutores exclusivamente. Es que había vencido un plazo de 60 días para cumplimentar las habilitaciones sin que se hubiera girado respuesta.
Durante aquellos días de fin del 74 giraban tramitaciones entre las filiales del sur del país por un insulto escuchado en la repetición del discurso de la entonces presidente de la Nación María Estela Martínez de Perón. Era una voz femenina profiriendo improperios. Las investigaciones  llevaron a exigir respuesta de cuanta locutora estaba de servicio a esa hor en esta área del país, y la que estaba en cuestión era Mabel Traberg de Cáceres. El hecho en  cuestión había ocurrido a las 17 hora del día 25. Mabel decía que la primera frase no pudo reproducirla, por haberme sorprendido tal intromisión, la segunda la dijo Mabel  pero no la vamos a decir nosotros la tercera va sobre el final “ahora llora”.
Todo terminó en nada.

Pero vamos a repasar algunos conceptos  de empleados de la radio en los días del primer aniversario:
Por ejemplo, Carmen Valencia, dijo: “Estoy muy contenta con el grupo que trabaja durante la mañana. Pienso que la radio cumple una gran función de comunicación. Hemos tenido que sortear grandes dificultades, como ser la carencia de discos en un comienzo. Ahora se dispone de mayor cantidad lo cual facilita en mucho la programación”.
En tanto que José Osvaldo Finocchio, auxiliar administrativo se manifestó: 
“Es muy importante la función de la radio, porque aparte de transmitir cultura ha significado un gran progreso para Río Grande”.