OPERACIÓN ALGECIRAS.5

En días de la Alianza Máximo Nicoletti, hacia el cual cual se ramifican los comentarios de esta serie de entregas. aparece en la esfera de conflictos que precipitaron la renuncia del vicepresidente de la Nación: Carlos Chacho Alvarez.

Textualmente tomado de EL DIVORCIO de Martín Granovsky:


 La historia se revela aquí por primera vez. Carlos Chacho Alvarez recibió en agosto al menos de boca de un frepasista de su confianza, que incluso escribió un memo, indicios de que ex miembros de los servicios de inteligencia tramaron operaciones que buscaban complicarle su vida privada.
Como en una mala novela policial, Alvarez conocía el nombre que le acercaron: se trataba de Máximo Nicoletti, alias Alfredito.
–Fue el encargado de hacer el chequeo –le informaron–. De proveer la carne que hiciera atractiva y creíble la información.
Incluso le dieron el dato de la suma que habría cobrado por el trabajo: 15 mil dólares. Era mucho y poco a la vez. Era mucho para corroborar una rivalidad política que, como la de Liliana Chiernajowsky y Vilma Ibarra, puestas en la tapa de la revista La Primera del 29 de julio colgadas de un Alvarez en el traje de James Bond, era conocida en toda la Legislatura porteña. La cifra era poco dinero para las tremendas consecuencias institucionales que terminaría contribuyendo a generar el artículo: nada menos que la renuncia del vicepresidente a casi once meses de comienzo del Gobierno de la Alianza. Cuando le acercaron la información, Alvarez contestó muy seco con una frase habitual en él.
–Que nadie se meta en esto. 

(…)

No está claro –en términos políticos– por qué Alvarez desestimó tan rápidamente el papel de Nicoletti en temas que tenían que ver con su vida privada.
¿Pudo haber sido el mismo Nicoletti quien le acercó, de manera directa o indirecta, la idea de que estaban en presencia de una conspiración surgida del seno del Gobierno?
¿Era posible que jugara ese doble rol?
http://www.pagina12.com.ar/2000/00-12/00-12-17/ron2.gifhttp://www.pagina12.com.ar/2000/00-12/00-12-17/ron2.gifhttp://www.pagina12.com.ar/2000/00-12/00-12-17/ron2.gif
¿Nicoletti y Chacho llegaron a encontrarse para hablar? Alvarez incluso lo desmintió ante una consulta específica.
Es razonable pensar que la relación con Nicoletti dista de ser un dato placentero para Chacho. Estaba excarcelado en una causa gracias al dos por uno, que computa como doble cada año pasado en prisión como procesado sin condena. ¿Qué podía convenirle al vicepresidente de la Nación, un político honesto, el vínculo con un prominente acusado de asaltar un camión blindado?
Quienes están seguros de la conversación dan dos versiones sobre ella.
La primera versión dice que Alvarez pidió a Nicoletti asesoramiento en inteligencia. Según esta versión de las cosas, Chacho estaba desesperado por no contar con información propia en la SIDE ni con la más mínima chance de analizar la información que los servicios del Estado pudieran proporcionarle.
La segunda versión indica que fue Nicoletti quien le habría llevado la propuesta de asesorarlo, e incluso de formar un grupo de inteligencia al servicio del jefe del Frepaso.
Para Chacho, Nicoletti aparecía como un rompecabezas al que siempre le faltaba una pieza.
La primera pieza estaba ahí, a mano, en el segundo título de tapa de la revista de Daniel Hadad. Era la oferta de una “investigación exclusiva” sobre la Operación Algeciras. Estaba presentada como “la misión secreta que pudo cambiar el destino de la guerra de Malvinas” y describía una orden de 1982: en plena guerra, un comando de buzos tácticos había recibido de la Marina la misión de hacer estallar embarcaciones inglesas apostadas en Gibraltar.
La revista tenía una nota central que firmaba Ignacio Fidanza, quien según todos sus compañeros de trabajo es el amigo más fiel, fidelidad que lleva casi hasta el narcisismo, de Juan Martín Balcarce, el autor de la nota de tapa sobre Chacho Bond. Había, también, dos documentos. Uno, sobre el jefe máximo de la operación. Otro, el relato del jefe del comando ejecutor.
El jefe máximo era Jorge Isaac Anaya, el alma mater de la Junta Militar que en 1982 decidió el desembarco en Malvinas. Anaya había sido condenado por las propias Fuerzas Armadas a través de la Comisión Rattenbach. Luego, la Justicia civil había revisado y ampliado la condena por la guerra de las Malvinas y un Presidente civil, Carlos Menem, lo había indultado junto con Leopoldo Galtieri y otros militares responsables de la tragedia de las islas.
En el reportaje de La Primera Anaya sonaba tan infantil como aquella idea, muy popular en 1982, de que los británicos no tomarían represalias en el Atlántico Sur porque sus marinos serían incapaces de aguantar las náuseas del largo viaje de Southampton a Port Stanley.
Anaya reveló que, por supuesto, la operación de voladura sería secreta y los británicos jamás debían descubrir que un comando argentino era el que estaba detrás de los detonadores. La estrategia consistía en que, tras la explosión en Gibraltar, la Organización del Tratado del Atlántico Norte se preocuparía tanto por la situación de Europa que pediría a los británicos una   concentración mayor en su área regional.
Los investigadores que en agosto del 2000 juntaban pieza por pieza para descubrir si había comenzado una conspiración repararon en los tres nombres de los miembros del comando que aparecían, otra vez, en el material de la revista. Les llamó la atención que los tres fueran ex montoneros y que por lo menos dos se habían convertido en colaboradores o miembros de los servicios de inteligencia.
Ellos eran uno llamado El Marciano, Nelson Latorre, conocido como El Pelado Diego y Máximo Fernando Nicoletti, Alfredito, el jefe del comando.
El archivo les devolvió dos elementos sobre Nicoletti:
* Había sido el marido de Liliana Chiernajowsky, la mujer de Chacho.
* Liliana ya había sido usada como elemento de agresión contra Alvarez en la campaña para constituyentes de 1994, cuando los servicios de inteligencia quisieron presentar al entonces candidato a convencional por la Capital Federal como relacionado con los Montoneros a través de su mujer.
Por aquel episodio del ‘94 Alvarez había llegado a retirarle el saludo al cabeza de lista del justicialismo, Carlos Corach. Estaba convencido de que él había armado la campaña sucia. Creía Alvarez que era una forma de vengarse porque el Frente Grande había utilizado como argumento electoral los datos sobre la presidenta del PAMI Matilde Menéndez publicados en una gran investigación de la periodista Susana Viau en Página/12.
Corach siempre juró a Chacho que él no había sido el autor de aquella campaña.
–Jamás recurrí en política a temas personales –dijo–. Y tampoco a macartismo con el pasado de nadie.
http://www.pagina12.com.ar/2000/00-12/00-12-17/ron2.gifhttp://www.pagina12.com.ar/2000/00-12/00-12-17/ron2.gifhttp://www.pagina12.com.ar/2000/00-12/00-12-17/ron2.gif
Después de las notas en La Primera, Alvarez había averiguado entre ex funcionarios menemistas si la SIDE de su gobierno, podía estar metiéndose dentro de su casa, su despacho y su vida.
¿Podía ser posible que los servicios de inteligencia pudieran enfrentarlo a él, al vicepresidente? Y si era así, ¿el jefe de la SIDE podía ignorarlo? ¿Y De la Rúa? Al principio, Alvarez ni quería imaginarse las respuestas. Después, cada contestación hipotética le taladraba la mente.
Mientras Chacho se enredaba en las mismas preguntas sin respuesta e interrogaba a funcionarios de antes y de ahora, dando vueltas como un león enjaulado, los investigadores seguían armando el rompecabezas de La Primera y la curiosa superposición de notas. En 1994 el nombre de Nicoletti ya había reaparecido en público, tras un largo paréntesis que había comenzado en los últimos años de la dictadura, vinculado a un asalto famoso. El 28 de febrero de ese año, una superbanda integrada por ex miembros de las fuerzas de seguridad y de inteligencia interceptó en General Rodríguez a un camión de caudales con proyectiles especiales y de alto calibre y consiguió robar dos millones de pesos.
Diez días después los sospechosos fueron detenidos y trascendió el nombre de Nicoletti como presunto jefe. Casualmente, faltaban solo días para que el Frente Grande se presentara a elecciones, las primeras que ganaría en la Capital Federal.
Desde Londres, donde residía en ese momento, Miguel Bonasso, el autor del notable Recuerdo de la muerte, describió a Máximo Nicoletti como “un tipo simpático, pero pesado”. Su biografía indicaba que su padre, el ex marino de Mussolini, se había convertido en la ciudad de Bahía Blanca, Argentina, en proveedor de la Marina de Guerra. Según Bonasso, Nicoletti fue el buzo que en 1974 colocó una carga explosiva en la lancha “Marina” del entonces jefe de la Policía Federal, el comisario Alberto Villar, quien el 1 de noviembre volaría por los aires en el Tigre junto con su esposa en una acción atribuida a los Montoneros. Nicoletti negaría haber sido partícipe de ese atentado, pero en cambio nunca desmintió haber sido miembro de la operación para matar al primer canciller de la dictadura, el vicealmirante César Guzetti. Guzzetti no murió, y la Marina redobló sus esfuerzos para ubicar a los guerrilleros que habían desafiado el poder de la represión en la peor etapa de los años de plomo. Los detuvo el grupo de tareas de la ESMA 3.3.2, cuyo jefe de Inteligencia era Jorge El Tigre Acosta.
http://www.pagina12.com.ar/2000/00-12/00-12-17/ron2.gifhttp://www.pagina12.com.ar/2000/00-12/00-12-17/ron2.gifhttp://www.pagina12.com.ar/2000/00-12/00-12-17/ron2.gif
En julio, antes de la nota de La Primera, Nicoletti concedió su primera entrevista desde entonces a The Sunday Times de Londres y a Radio 10, también propiedad de Hadad, para el programa Malvinas, la verdadera historia, de Jorge Taranto Baroni y María Isabel Sánchez.
Esta es su versión:
–¿Cuándo lo detiene la Armada?
–En 1977. Por este tema fui atacado por ex compañeros míos. Quedó la sensación de que un día vi a unos marinos y dije: ‘Uy, qué buenos muchachos, me pongo con ustedes, está todo bien’.
–¿Cómo fue para usted?
–Cuando me detienen, detienen a mis dos hijas y a mi mujer. Hay momentos en que un hombre puede ser un cobarde, un traidor o un héroe, y depende de esas circunstancias. Cuando me bajan del coche, me doy cuenta de que está mi hija y mi mujer y me dicen que pueden llegar a torturarlas. Frente a esa situación me dije: ‘Yo negocio’.
–¿Lo torturaron?
–No me torturaron ni a mí, ni a mi mujer. Yo negocié..
Lo mismo había dicho el 23 de julio a Nick Fielding, de The Sunday Times: “Negocié mi vida; todos tuvimos que hacerlo”.
Al final de la entrevista, Taranto Baroni y Sánchez preguntaron a Nicoletti por su participación en el robo del camión de caudales.
Alfredito –que después de la ESMA había viajado a los Estados Unidos y más tarde había entrenado al grupo Albatros, formado por los carapintadas de la Prefectura– respondió que todo había sido “un montaje”.
La última pieza del rompecabezas se armaba, según los investigadores que daban vueltas a la presunta conspiración, con el nombre de quien podría haber sido el autor de montar una trama como la denunciada por Nicoletti, si es que de verdad la Justicia terminaba probando que Alfredito no había tenido nada que ver con el robo del camión de Tab-Torres. El que se jactaba de haberlo detenido era un comisario de la Policía Bonaerense que tenía entonces 45 años, Mario Chorizo Rodríguez, que según los investigadores Carlos Dutil y Ricardo Ragendorfer era sindicado por los policías provinciales como el verdadero Poronga de la Bonaerense. Poronga es, en la jerga del hampa, o de la policía, el jefe.
¿Por qué Rodríguez podría haber armado una operación para involucrar a Alfredito? Chorizo se enorgullecería para siempre de la detención de Nicoletti. Pero, ¿por qué razón? ¿Qué motivo lo había llevado a desbaratar un grupo que en 1994 competía, además, con otros, como el formado por Daniel Sánchez, alias El Diputado, detenido en la misma época y jefe de una superbanda que había estado ligado a los hipermenemistas Juan Carlos Rousselot y Mario Caserta? La existencia de superbandas con participación de miembros de los servicios era, por su propia integración, una modalidad que retaba la unidad de mando de Rodríguez y su amigo el comisario Mario El Gordo Naldi, que terminaría siendo un inorgánico de la Secretaría de Inteligencia del Estado bajo Hugo Anzorreguy.
¿Y cuál era la coherencia en la supuesta oferta de Alfredito de hacerse cargo de la inteligencia que el Frepaso era incapaz de proveerse a sí mismo? Si el análisis se realiza del lado de Chacho, ninguna. ¿Era conveniente mezclar tanto las cosas hasta que Nicoletti terminara tan cerca, casi dentro de su vida? De ningún modo. No hay ningún indicio de que Chacho pensara una respuesta afirmativa a esa pregunta. Más todavía: Liliana nunca critica en público a Nicoletti, y más bien prefiere poner la relación donde corresponde, en el pasado, porque ella ni siquiera era ya su mujer cuando Nicoletti fue secuestrado y además nadie ha dudado de su comportamiento digno hacia los represores mientras estuvo presa en medio de las vejaciones del isabelismo primero y del gobierno militar después.
http://www.pagina12.com.ar/2000/00-12/00-12-17/ron2.gifhttp://www.pagina12.com.ar/2000/00-12/00-12-17/ron2.gifhttp://www.pagina12.com.ar/2000/00-12/00-12-17/ron2.gif
La versión más creíble sobre los intentos de Nicoletti por hacerse un lugar bajo el sol –bajo el sol de la Alianza– indica que Alfredito habría buscado del Gobierno una suma de dinero. El procedimiento no sería nuevo. Lo había usado la SIDE con Menem y tanto marginales de la política como protagonistas centrales del poder –jueces, diputados, senadores– se habían beneficiado de lo que se llamaba, con cinismo, la cadena de la felicidad.
Hasta donde fue posible investigar, el Estado no concedió ninguna suma especial al ex alfil de la Marina, y Alvarez no aceptó formar ningún grupo de inteligencia propio. No quiso repetir la ingenuidad del primer alfonsinismo, que había aceptado una oferta similar nada menos que del agente de los servicios de inteligencia Raúl Guglielminetti, jefe del Grupo Alem a principios de la democracia.
Sin embargo Alvarez no respondió con una iniciativa superior a la información recabada desde su círculo de confianza. Ya había descartado que las notas respondieran al simple ejercicio informativo, así fuera del amarillismo más subido. Le quedaban dos posibilidades. O la operación era independiente del Gobierno, y el Gobierno la toleraba, o desde dentro del Gobierno conspiraban contra él.
Descartó la primera posibilidad, la que le habían acercado desde el Frepaso. ¿Y si en lugar de un mensaje, como podía leerse a primera vista, la combinación de la nota de las dos mujeres con la de la Operación Algeciras hubiera sido una forma de inducirlo a buscar la pista de Nicoletti cuando tal vez la realidad fuera otra?
Para un político que nunca gobernó ni tuvo otra relación con los servicios de inteligencia que sufrirlos como militante, penetrar con cierta esperanza de llegar a la verdad en el mundo de los espías era una quimera. Igualmente Alvarez descartó la tesis de la operación independiente. En parte lo hizo porque no la veía tan nítida, y en parte porque ya había sacado su propia conclusión.
Una investigación propia para la elaboración de este libro reveló un indicio sugestivo. De acuerdo con lo dicho por un funcionario del Gobierno, se realizó un encuentro clave para discutir los puntos débiles de Chacho en un departamento próximo a Plaza San Martín. El departamento queda en el mismo edificio de Fernando de Santibañes, y de la reunión participaron, según el funcionario que relató el hecho, un altísimo jefe de la SIDE y dos de sus ayudantes, además de un familiar directo del Presidente.
El supuesto blanco de las operaciones, Alvarez, ignoraba esa reunión. Lo ignora hasta hoy, aunque existe un vínculo que une a Alfredito con la cúpula de la Secretaría de Inteligencia del Estado.