TRÍPTICA NACIONAL.HISTORIA.12.La deuda externa.

Apremiado por la deuda contraída en tiempos de Rivadavia con la Banca Baring Brother, desde su gobernación en la Provincia de Buenos Aires Juan Manuel de Rosas sugerirá el canje de las Islas Malvinas, ya en poder inglés por el monto adeudado.

El gobierno de Rosas había reclamado por la usurpación  pero en 1838 insinuó el abandono de sus pretensiones a cambio de la cancelación del préstamo de la BB, insinuación que fue reiterada diez años más tarde, ofreciendo entonces además  la libre exploración del litoral comprendido entre el Golfo Nuevo y el paralelo 53 por un espacio de 15 años. Dándole el privilegio en estos diez grados costeros de obtener y explotar el guano existente, salitre, metales, yeso y la pesca de anfibios sobre un litoral aproximado a los mil kilómetros.

Los ingleses no se interesaron, ya tenían las Malvinas en su poder, y con sus barcos entraban en cualquier costa sobre la cual el gobierno no tenía control operativo.

Además el gobierno inglés no veía por que debía asumir como propia una deuda contraída por un país extranjero con una firma de su país.

Muchos años después sería Inglaterra la que haría una contraoferta sobre otras comarcas en litigio, sería cuando ofrecería en canje las Islas Orcadas por un terreno en Buenos Aires para construir su embajada. Pero aquí sería el gobierno argentino el que negaría una respuesta

La situación se había dado un día de Junio de 1913 cuando el nuevo embajador británico Rignar Tower visitó Héctor Bosch, al frente de las relaciones exteriores de nuestro país. Mediante un Memorandum se expresaba que se cedía la soberanía en las islas, reconociéndose a Inglaterra el derecho de pesca en esa región. En un acuerdo de ministros tal iniciativa fue rechazada por que significaba un reconocimiento de la soberanía británica en tierras australes.


Ya para entonces el Estado Argentino había pagado aquel empréstito, pero sumaba otros compromisos y la deuda externa se volvió un tema de nunca acabar.



Foto: Embajada británica en Buenos Aires. Argentina fundó derechos sobre el sector antártico luego de la compra de la estación escocesa de Isla Laurie, en 1904. Pero en 1908 el Reino Unido extendería sus fronteras de Malvinas al polo.