EVOCACIONES*El 9 de febrero de 1585 Antón Pablos opina sobre la cuestión Magallanes.



Quien fuera piloto mayor en esa empresa  comandada por Pedro Sarmiento de Gamboa, da detalles de la población dejada, de los indígenas del lugar con los que se ha tomado contacto, y su naturaleza.

De las condiciones de la margen norte del estrecho, y el comportamiento del clima.

Al mismo tiempo de las urgencias en materia de provisiones que tendría la gente ahí dejada, de los ganados que podrían tomarse para ellos desde la costas del Brasil al sur.

Y como sería conveniente tomar colonos entre gente casada y de zona fría.

Gente que debe ser práctica y recibir ayuda religiosa. Los que dotados de dos pequeñas naves deberían a la vez encarar el estudio de todos los puertos del Río de la Plata hasta este nuevo dominio.

Informe que fue dado, y prolijamente archivado.

La expedición de Pedro Sarmiento de Gamboa al Estrecho de Magallanes se inscribe en el fracaso.

Primero por el conjunto de contracciones que envuelve a la flota, las pestes y las deserciones que limitan el número de los colonos que llegan a ocupar las poblaciones de Real Felipe y Nombre de Jesús que levantarán sobre la vera continental del paso interoceánico.

Segundo por la falta de recursos materiales en el lugar que posibiliten una fácil subsistencia de todos ellos mediante la agricultura y la ganadería. El suelo impropio para las estrategias españolas de entonces precipitará a los hombres y tierra adentro, destinos inciertos que envolverán a todas su familias, y finalmente el flagelo del hambre que sellará con un nombre a esta frustrada fundación Magallánica.