GENTE FUEGUINOSA: ANDREA SUÀ en alta voz…



Escribo su nombre y pareciera que ese acento colocado en la última letra, acento invertido para nuestro uso común, se sintiera desplazado como en la inercia en una marcha a gran velocidad. Y es porque de Andrea se impone su voz, y luego su sonrisa.

EL Tano vive entre nosotros desde 1993, dejando atrás un cuarto de siglo juvenil, por Italia y por el mundo.

Aquí formó hogar con la fueguina Claudia Vargas, fueguina con ancestros itálicos por parte de su línea materna: los Rogolini.

La familia ha recibido la alegría de dos hijos: Eros y Stéfano.


Se ha hecho conocer en el mundo del petróleo, de la música, de algunos negocios.., en nuestra práctica del taichi chuán.

Lo de la música está ligado a su condición de baterista, y con ello “La scopata in trío”.




Cada tanto vive la experiencia de volver con los suyos, y después el regreso…

En el último de ellos tomó avión en Milán, a donde llegó acompañado de su hermano, y su padrastro que lo despidieron a grandes voces; es decir al estilo del país, lo que sería para nosotros casi a pleno grito.

A pesar de tomar distancia de esa parte de su vida lo podría tener un poco tristón –este sería un estado de ánimo para argentinos de lo cual Andrea ya tiene mucho a su haber- a pesar de todo Suà encontró en el vuelo de Alitalia otros como él que se expresaban entusiastamente.

Tras la escala en la capital de su país vino el largo viaje: Aerolíneas Argentinas, trece horas de vuelo hasta Ezeiza.., aquí en el pasaje ya había presencias internacionales y nacionales, y Andrea y su alta voz encontraba algunos pares que venían, hablando como él, alertando un poco al resto los viajeros.

El tramo final hasta Río Grande fue diferente: ya era el único itálico entre todos los que venían. Su voz tronaba en el apretado recinto de la nave. Tal vez quiso aminorar su volumen, pero no era fácil, venía de allá.., y la voz es su gesto de identidad y su señal de entusiasmo ante la vida.

Su compañero de travesía, el del asiento de al lado, se sobresaltaba cuando dialogaba con él, y lejos estaba de pensar siguiera en poder darse un sueñito en las casi tres horas de viaje..

Y así llegó con su alta voz a estar nuevamente entre nosotros.

Él es un vecino cercano, aquí en la calle Obligado.

Nos encontramos de supermercado, yo me agachaba para conseguir una oferta que como ocurre siempre están allá abajo, en el lugar más incómodo; allí me sorprendió atronando una advertencia: -¡Que no te agarre “il colpo de la strega”. Y luego vino la explicación del término porque él, al menos conmigo, siempre enseña algo acerca de su identidad cultural. “Il colpo de la stega”, es el golpe de la bruja, denominación que se da cuando alguien puesto en una situación corporal extrema luego no puede enderezarse. Como si recibiera una maldición.

Cada tanto le pregunto sobre el significado de Scopata, con que se identifica su banda, pero no hay caso.., después no me acuerdo.


Andrea hoy está de cumpleaños, tendrán todos que entonar muy fuerte la canción de las velitas.