Malvinas y el enigma de un pacto secreto entre España e Inglaterra.

El embajador ingles Harris –destinado en la corte española- en una carta a Rochford encargado del Foering Office británico, dicen que en Madrid se habla de una promesa de Inglaterra de evacuar las Malvinas a los dos meses de reocuparlas.

Es que diligentemente el año anterior Madariagae había procedido a desalojar las instalaciones británicas de Puerto Egmont, pero cuando la novedad llegó a España allí se midieron las consecuencias que podían originar tamaña reafirmación de derechos.

Era el 14 de febrero de 1771, y ya el monarca inglés -Jorge III, al que presentamos retratado - había formulado ante el parlamente que las acciones del gobernador de Buenos habían afectado el honor de la corona británica, o que obligará a hacerse justicia en el caso de no obtener amplias satisfacciones.

El mes anterior a nuestra cita se había firmado en Londres una declaración que pondría fin al conflicto desautorizando la ocupación efectuada por Madariaga y expresando que esto no puede ni debe afectar en nada el derecho anterior de soberanía española sobre Malvinas.

Así se pensó que los ingleses se reinstalarían por un tiempo, pero luego –lavado su honor- abandonarían definitivamente el lugar. Es posible que esta haya sido la primera referencia al “pacto secreto”. Pero nunca se encontró en las chancillerías respectivas, o no se facilitó esa documentación si la hay, probatoria de esta creencia.