Se impone el nombre de PUERTO HAMBRE.



6 de Enero de 1588. Cavendish llega al Estrecho y entra en contacto con los sobrevivientes de la empresa de Sarmiento de Gamboa.

Son nada más que tres los que se aproximan a la nave inglesa, piden ser llevados en ella. Reciben del comandante una aprobación a su pedido, uno de ellos queda a bordo mientras los dos restantes salen a contar la buena nueva a los escasos sobrevivientes.

Repentinamente las naves alzan anclas y parten.

Catorce hombres y tres mujeres con desesperación lo miran partir desde la playa. El marino argumentará que soplaron sorpresivamente buenos vientos, para el cruce. Hay que tener en cuenta que dominan los del oeste y la travesía de los veleros era en ese sentido.

Algo más adelante en la travesía visitará Rey Felipe, el poblado fundado por los españoles con el propósito de fortificar sus dominios: el estado es lamentable. Cavendish lo rebautizará como Port Famine, es decir Puerto Hambre.

El libro que ilustra este escrito es del autor magallánico, nacido en San Julián, Osvaldo Wegmann Hansen, una novela histórica.