Siguiendo la ruta de Le Maire. Escribe Hernán Genovese(*).



Luego de haber realizado un periplo de conocimiento por Punta Arenas, Isla Magdalena, Porvenir, Sombrero y Última Esperanza el amigo que siempre nos lee desde Buenos Aires lee nuestra referencia al descubrimiento del Estrecho de Le Maire, y nos agrega sus apreciaciones:

Esta expedición, además de los topónimos esenciales que se comentan en el artículo, asignaría también el nombre de Barneveldt a un grupo de islas ubicadas al este de la Isla Deceit, en recuerdo de Jan Van Olden Barneveldt, un abogado de la provincia de Olandia. Ello ocurrió el día 29 de enero de 1616.

Juan E. Belza apunta este dato en su “Romancero del topónimo fueguino”, apoyándose en un texto titulado “Relación diario del viaje de Jacobo de Mayre y Guillermo Cornelio Shouten en que descubrieron nuevo estrecho y pasaje del Mar del Norte al Mar del Sur a la parte austral del Estrecho de Magallanes” (Bernardino Guzmán, Madrid, 1619). Se trata de la edición en español más antigua existente, la cual se tradujo de un original holandés que Pedro Kario imprimió en Ámsterdam en 1619. Y de esta misma fuente, Juan E. Belza cita textualmente el descubrimiento del actual Cabo de Hornos que realizaron los expedicionarios holandeses:

“(...) A la tarde (del 29 de enero de 1616) descubrimos otra tierra ... Y se acababa en una punta aguda a la que llamamos Hoorn, que está a 57 gados, 48 minutos”.

Cabe señalar, en cuanto al origen de este último nombre, que en 1613 Isaac Le Maire – un comerciante de origen francés - y Willem C. Schouten habían constituido en el Puerto De Hoorn una empresa denominada Compañía Austral, cuyo objetivo era preparar viajes al sur con la condición de no usar la ruta del Estrecho de Magallanes para pasar hacia el actual Océano Pacífico. Fue así como se prepararon dos barcos de unas 360 toneladas cada uno, el Endracht (o Concordia) –se mustra la imagen- y el Hoorn, los cuales partieron de Texel el 14 de junio de 1615. Al arribar a nuestra Patagonia unos meses después, se incendió uno de ellos, el Hoorn. Y sólo el Concordia lograría la hazaña de doblar por vez primera el Cabo de Hornos en la fecha antes indicada, el 29 de enero de 1616. 




(*)Foto al pie con una imagen de nuestro viajero, en tierras de Navarro, provincia de Buenos Aires.