Aquellas enfermeras, y algunas de nuestro tiempo. Tercer capítulo de Recordados enfermeros, que han merecido reconocimiento por la gente de Río Grande.





Cuando el pasado 21 de noviembre consultábamos a nuestros amigos en Facebook sobre él algunas figuras de este quehacer social y profesional emergió de inmediato el nombre de Clarita Romano. La histórica del Hospital Regional Río Grande recibía de entrada el reconocimiento de Laura Barría que hoy se desenvuelve en el ámbito del Sanatorio Fueguino.

Clarita ha estado relacionada en el medio hospitalario con su hermano Francisco de Asís Romano, Chito, quien llegó a ser Administrador del nosocomio, y cuya suegra es la muy recordada Carmela (en realidad se llamaba Josefina Vera) que fue caba de enfermería.

Esa función de caba la encontramos a través del tiempo relacionada con la también recordada Susana Starkins, y también con la siempre vigente Hermana Carla Riva.

Yo por mi parte, y con una mirada de niño, tengo presente a Hilda Antecao de Lincomán y a Blanca Barría  llegando un día de banco, como si fuera una maestra más, para vacunar en la escuela contra la poliomielitis –allá por 1960- y volviendo poco después por la reacción de mantoux, para comprobar efectos positivos de la BCG, aplicada obligatoriamente antes de comenzar las clases, pero en el ámbito hospitalario.

La presencia de estas dulces señoras no estaban ajenas a la posibilidad de causar miedo. Y más un grandulote lagrimeó a la hora de recibir la vacuna salk, mientras que algún pequeñito la recibió inmutable. Ya con el tiempo todo se reducirá a una ingesta amarga de las gotitas de la vacuna Sabín, sobre un terrón de azúcar, con la misma o mayor efectividad de la anterior campaña.

Carmela en un tiempo vivió en una vivienda próxima a la morgue sobre la calle Mackinlay se dio la inclusión en la dotación hospitalaria de su hija María Ovelar, y la zaga de los Gómez Franco.

La historia de las vacunas y las vacunadoras es propia de los años 60, la de la aparición de Carmela, Clarita, Carla y demás de los años 70. ¡Y de los setenta a esta parte han pasado muchas cosas!



Algunas jubiladas se verán incluidas en esta mención que hacemos a partir del recuerdo de nuestras relaciones: Guillermina Del Carmen Alvarado, María Edesia Vargas, la Negra Stella  Valverde, La Guaina: María Eva Rivero, la Ina, Albertina Andrade, Emma González en partos,

Otras ya han fallecido como Blanquita Mella o Cuca: Etelvina Sandoval; María Sanz…

Y cada tanto el recuerdo de Blanquita que solía colocar los abridores en las orejas para que las recién nacidas pudieran usar sus aros.

Y algunos se salieron del Hospital Público para recordar a "Nora del Carmen Poblete" Clinica de Luraguiz en Avda San Martin y Espora, Casada con Tanque Vera, Mama de Guaton, Tito y Chicho Vera.. Y María Vera Poblete, hija de esta pionera”. También a las hermanas Alicia Diaz y Adriana "Nana" Diaz de la primer clínica de Río Grande la del Doctor Jorge Ferrá. en Piedrabuena y Laserre . Pero también las hubo hermanas en el ámbito hospitalario como Marta y Arsenia Alvarez.


En tango que Ita Andrade suma memoria sobre el desempeñó en el Frigorífico de Irma y Pina Portolán.

Aide Del Carmen Saldivia, la hija del mítico René señaló que: En los primeros tiempos nunca pusieron enfermeras mujeres luego del correr de los año si se comenzó con enfermeras por aquel entonces era muy duro para realizar este trabajo en los años 1953”.

Se tiene un recuerdo fundacional a la presencia de las Hermanas de la Virgen Niña, pero también se ha señalado que antes de ellas atendían las Hermanas Vicentinas, de amplias cofias.

Los nombres entraron a borbotones, puesto que si bien algunos recordaban a una o dos enfermeras, otros llegaban a hacer detallados inventarios: Irene Díaz de Neo, Anita y Nelly Nélida Montesinos, esposa de Moratiel "la alta"de Clínicas, Leonarda Copa, Rosana Ferraro, Díaz de Neo, Silvia Mancilla, Carmen González, Nelly Torres, Julia Ocaranza, Mary Carranza, Eva Toledo.

En algunos casos aparecían enfermeras que agradecían los recuerdos y a su vez tenían figuras para nombrar; Delia del centro de salud nº1, Silvia Paredes, Gloria Rojas,Gloria Morón, Isolina, Gloria Ibars, Patricia García, Mónica Moyano, Mimí (Noemí Cancino), Cristina Osorio, Betty Cabana,  Raquel Seregni, Susana de Terapia, Mary Gómez, Ana, señora de Victor Mamaní,  Zulma Musa, Mercedes Canaviri, Ana Haydee Vega,  Ana Cárcamo…


Rubi de las Nieves Castro, la esposa de Lorenzo Martínez, recordada or su domicilio en la calle Luís Py, al igual de Blanquita Mella –ya mencionada- por muchos recordados como la enfermera de la calle Thorne, tal vez porque haya sido requerida en su casa.

Y la hermana Lourdes, de la Virgen Niña.

Algunos testimoniantes aportaron vivencias: Doña Blanca Mella Descripción: Descripción: https://www.facebook.com/images/emoji.php/v6/fac/1/16/2665.png♥ ...tuve anemia a los 12 años y ella venia religiosamente a colocarme la inyectable,todos los dias a la misma hora por casi dos meses, la mejor mano tenia!!...aunque yo lloraba igual jaja, como es el caso de Leleo Lopez.

Sobre lo ya escrito apareció  Carmen Clara Santomé, hija de Maquel de Santomé , quien fue enfermera del hospital cuando funcionaba en la calle Thorne y cuando se trasladó a Belgrano. Tal vez pude verla una o dos veces en vida, pero a su muerte me convertí en lector de su biblioteca, Concurría a su casa de la calle Alberdi donde me atendía su madre -que había sido compañera de escuela de la mía- y hacía de aquellos libros de colección Historias una verdadera bibliteca circulante. En algunos de esos tomos habían papeles -como señaladores- con anotaciones del servicio de enfermería.

También hacemos recuerdo sobre Emilia Aguilar Hernández, la primera de las enfermeras que trabajando aquí -ella lo hizo en el antiguo hospital y posteriormente en YPF- se trasladó a La Plata completando sus estudios en enfermera tradicional. En el interín acompañó a sus hijos, dos de los cuales volvieron como abogados, y uno como soldador.., los conocen.

Tal vez en otra oportunidad hagamos esto: buscar sobre estos vínculos de afecto y reconocimiento el recuerdo de historias y anécdotas que puedan ir tejiendo mejor la madeja social de nuestra gente.














En las fotos: Arriba Susana Starkins, al centro ( y al centro) Nélida Torrres -la salteña-, abajo Carla..