Entre aquellos oculistas (2)


Un nuevo eslabón para ir construyendo nuestra cadena de recuerdos con respecto a las prestaciones médicas en nuestro sur.

Lo de hoy da continuidad a lo escribo y publicado el pasado 4 de diciembre en este mismo sitio, quien no lo haya leído debería comenzar por ahí.

En la situación de los medicos itinerantes en el sur argentino, en relación a la especialidad de oftalmología -médico oculista-  presentábamos al doctor Anselmo Puyó quien nos examinó promediando los años 60.

A fines de la década anterior ya tenía programados recorridos por el sur, sin llegar a nuestra Tierra del Fuego.

La circunstanacia lo llevaba a viajar a fines de un año -1957- y principios del siguiente -1959-; es decir que para esta misma época, en que ahora tanta gente emigra de sur a norte él salia a su encuentro.

Observemos como decidió pasar Navidad en Esquel, y Año Nuevo en Bariloche. Tal vez alguien en conocimiento de su paso más cercano haya desidido viajar de nuetra isla a Gallegos, para ser objeto de su invalorable antención.

El teléfono ayudaba a conseguir los turnos. Imaginamos con todas las dificultades de entonces en la comunicación larga distancia.