EVOCACIONES** El 28 de Diciembre de 1921. No se da en Ushuaia patente de venta de bebidas alcohólicas.



Es cuando José Vázquez y Claudio Otero solicitan autorización para abrir una casa de comercio en los ramos de fonda y despacho de bebidas alcohólicas, en el local conocido como el Bar Comercio, de la calle Godoy, entre 8 y 9 –las calles de Ushuaia verticales a la bahía en ese tiempo solo tenían número- y el primer mandatario fueguino rechaza dicha petición, tendiendo en cuenta “ser muy numerosos, dada la escasez de población lso comercios existentes en esta capital que explotan los ramos antes mencionados, y no siendo ellos de ninguna necesidad, sino perjudiciales para el pueblo en general”.


Ya el 21 de abril del mismo año se había alertado sobre los problemas del consumo de alcohol, entre menores de 18 años, marinería, personal de policía y guardia cárceles, estableciendo multas elevadas.

Los problemas de ayer, los problemas de hoy:

El Concejo Deliberante de Ushuaia aprobó la ordenanza sobre Alcohol Cero que prevé bajar los límites actuales de alcohol en sangre en los controles de alcoholemia para conducir dentro del municipio. Será de manera gradual y en el término de un año se deberá llegar al nivel cero de tolerancia.
A raíz de la ordenanza sancionada en el concejo que fue vetada por el Ejecutivo en el mes de agosto, el bloque PRO aceptó el veto y presentó un proyecto alternativo que considera la aplicación de la norma en forma gradual. La misma, fue aprobada el día de hoy por unanimidad de los concejales durante la última sesión ordinaria del año.
La normativa sancionada considera que la aplicación de la norma se realizará en forma gradual dentro del plazo de 1 año y modifica el artículo 3° de la Ordenanza Municipal Nº 3411 referida a la graduación alcohólica permitida para circular en la vía pública de esta ciudad quedando redactado de la siguiente forma:
“Artículo 3º: NO podrá circular por la vía pública, el conductor de cualquier tipo de vehículos con tasa de alcoholemia superior a cero (0) grados por un mil (1.000) centímetros cúbicos en sangre. Se prohíbe la circulación a conductores de vehículos que hayan ingerido estupefacientes, psicotrópicos, estimulantes u otras sustancias análogas.”
“Insistimos el veto impuesto por el Ejecutivo Municipal con modificaciones al proyecto original para que su implementación sea gradual y así poder generar las campañas de concientización y prevención necesarias para la comunidad” explicó Bertotto y agregó que “la idea es ir graduando para abajo el máximo posible hasta llegar a cero, esta etapa de gradualidad es fundamental para abordar aspectos preventivos y formativos para los conductores,”
Por último enfatizó que “estamos convencidos que esta norma tiene como fin cuidar la vida y está destinada a contrarrestar el aumento de accidentes de tránsito en nuestra ciudad, debemos tomar conciencia de las consecuencias que produce la ingesta de alcohol antes de conducir, sin especulaciones, hacerse a la idea de que el que toma alcohol no puede manejar” concluyó Bertotto.